• Regístrate
Estás leyendo: Guía básica para hacer 'sexting' seguro
Comparte esta noticia

Guía básica para hacer 'sexting' seguro

Estos consejos te asegurarán un rato divertido sin poner en riesgo tu privacidad.

Publicidad
Publicidad

Bien dice el dicho, "una imagen vale más que mil palabras", y lo mismo aplica para el sexting. Esta práctica, que recibe su nombre de la combinación de sexo y texting (mensajeando), es sólo una de las ventajas que ha traído la tecnología a nuestra vida diaria; sin embargo, también tiene sus riesgos.

Por eso, para que la próxima vez que quieras enviarle un mensaje o una foto reveladora a tu pareja, te dejamos esta guía que te ayudará a practicar el sexting de manera segura y mantener a salvo tu privacidad.

TE RECOMENDAMOS: Parejas que practican 'sexting', sexualmente más satisfechas: Estudio

-No lo hagas con extraños. Así como no le darías tu dirección a alguien que acabas de ver en la calle, tampoco debes compartir fotos íntimas con alguien que acabas de conocer. Una de las bases del sexting es la confianza entre la pareja de que ninguno de los dos va a darle un mal uso a las imágenes que comparten.

-Antes de empezar, platícalo con tu pareja. A nadie le gusta recibir una fotografía de tu pene o de tus pechos sin un aviso previo. Además de poder estar alertas y evitar abrir el mensaje en la computadora de tu oficina, les ayudará a establecer las reglas, como si pueden guardar la imagen, por cuánto tiempo conservarla, qué tipo de imágenes y textos se valen o si alguien más puede verlas.

-Cuida que no te puedan identificar en las fotos. Evita que se vea tu cara, tatuajes o cualquier marca de nacimiento que te pueda identificar fácilmente. También procura que no salgan pósters o fotografías en el fondo que te puedan involucrar en caso de que las imágenes o videos se hagan públicos.

-Utiliza apps seguras. Por seguras nos referimos a que tengan un sistema de encriptación para que sólo tú y el destinatario del mensaje tengan acceso al contenido, dicho esto, evita utilizar Facebook Messenger o Twitter, pues sus comunicaciones no están encriptadas y pueden ser fácilmente hackeadas. Puedes utilizar Signal, una app respaldada por Edward Snowden, que te permite fijar un tiempo de autodestrucción de los mensajes, ponerle contraseña para que nadie más que tú pueda leer las conversaciones y evita que se hagan capturas de pantalla. WhatsApp también utiliza encriptación end-to-end; sin embargo, si quieres evitar hacer el oso y mandar un mensaje o foto comprometedora a tu grupo de la oficina, te recomendamos no hacerlo. Telegram podría ser otra opción, pero recientemente su seguridad se ha puesto en duda por tener supuestos nexos con el gobierno ruso.

-Borra la información de tu foto. Cada imagen que tomas con tu teléfono viene con metadata llamada EXIF data, que incluye en dónde fue tomada, a qué hora y con qué dispositivo. Para evitar que tu foto la tenga, necesitas descargar aplicaciones de terceros como Photo Investigator o lo puedes hacer desde tu computadora al abrir la imagen, ir a herramientas y borrar información.

-Desactiva el respaldo automático y la localización. De nada sirve que ambos borren la foto si automáticamente se va a subir a la nube, poniéndote en riesgo de ser hackeado o de que alguien más tenga acceso a la imagen. Servicios como WhatsApp o iCloud guardan automáticamente las imágenes, para evitar que lo hagan, sólo debes desactivar esta función en ajustes.

-Protege el folder si vas a guardar las imágenes. Utiliza carpetas encriptadas para que sólo puedan abrirse con una contraseña y evita guardarlas en la nube.



RL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.