• Regístrate
Estás leyendo: Fuerte conflicto entre comerciantes y agricultores
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:05 Hoy

Fuerte conflicto entre comerciantes y agricultores

La Opinión publicó el 3 de noviembre de 1918 que se acusaban de una extorsión por 40 mil pesos. 


Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

Después de la peste, otro susto marca diablo. Comerciantes y agricultores laguneros estaban con los pelos y sabrá Dios que más de punta, por la llegada de la Mano Justiciera. Ni la mano pachona, ni la mano santa habían causado tanta sensación.

Era una dizque mafia que pidió un dinerillo, en el mejor talante de la extorsión, para no hacerle nada a nadie de esos señores de comercio y agricultura. Nada más quería 40 mil pesos en oro.

La policía local, siempre despistada, anunció que ya estaban al pendiente de tan sensacional asunto y que aparte, estaban buscando al autor de semejantes cartas. Aunque también sospechaban que era una broma.[OBJECT]

En Matamoros los candidatos se estaban aventando hasta con la cubeta. Así que la diputación permanente declaró que todavía no les llegaba el recado con los requisitos de los candidatos y que en sí nadie podía usar defectos ajenos como batalla electoral.

Por cierto que sí hubo gente que quiso visitar los panteones en Torreón. Y para evitar la congregación, la presidencia puso unos polis en el camino a los camposantos para que nadie pasara.

Mientras, el Consejo de Salubridad daba a conocer que iban a seguir con medidas higiénicas encaminadas a prevenir el posible esparcimiento de la influenza, al menos hasta que se considerara erradicada.

Alemania ya estaba prácticamente aislada. Flacos, ojerosos, cansados y sin ilusiones, los austriacos iban de vuelta a sus casas, derrotados, los aliados italianos les recogieron un jugoso botín en billones de dólares, armas y prisioneros.

Ahí por no dejar, se dieron varios movimientos armados en los países que se iban liberando de los alemanes o los austriacos, como los húngaros y los yugoslavos que renegaron de las monarquías.

Y pensar que la guerra empezó con la muerte del heredero al trono Austro Húngaro. Ya los tiempos de la monarquía habían pasado. Había resentimientos sociales exacerbados. Este casi fin del conflicto, también se cerró con el asesinato del conde de Titsza en Budapest. La muerte siempre estuvo ahí.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.