• Regístrate
Estás leyendo: Flexhouse: arquitectura en movimiento
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 13:49 Hoy

Flexhouse: arquitectura en movimiento

Una experiencia diferente, donde cada espacio posee su propio ritmo, es lo que refleja esta habitable escultura arquitectónica que en conjunto crea una armonía dinámica.

Publicidad
Publicidad

Flexhouse es una residencia exclusiva para una familia en el Lago Zúrich en Suiza, la cual exhibe una estética diferente con muros de cristal y una ondulada fachada blanca que envuelve el volumen. La casa, ubicada al lado del lago, es ligera y con dinamismo en su apariencia que emula la idea de un barco que ha atracado en el puerto.

El proyecto fue terminado en marzo de 2016 por la firma de diseño suiza Evolution Design, dirigida por Stefan Camenzind. La extensión de la casa es de 173 metros cuadrados y se ubica al sureste de la ciudad de Zúrich.

La vivienda tiene cuatro niveles donde se configuró un esquema de planta abierta, ubicando las áreas sociales, comedor y cocina en planta baja; el área privada con las recámaras y baños en el primer nivel; un estudio con dos terrazas amplias en el segundo nivel; y en el sótano se agregó una cochera y espacio de bodegas.

Sin duda, el atractivo principal de esta pieza arquitectónica es su exterior de carácter único, así como el extraordinario panorama del lago y las montañas. El proyecto inició cuando Camenzind encontró ese predio vacío, ubicado entre el lago y las vías del tren, cualidades a las que les vio mucho potencial.

El terreno tenía una dinámica natural entre el movimiento del tren y la tranquilidad del lago, por lo que la idea a partir de ese momento fue sintetizar esa esencia y reflejarla en la arquitectura de la casa. Sin embargo, el reglamento de construcción en Suiza es muy estricto en cuanto a distancia de remetimientos y alturas, lo que significa un reto para el diseño creativo en este país.

La forma de Flexhouse es más que solo una caja, ya que el diseño muestra una distribución que va desde espacios anchos que se estrechan en relación directa con las vías del tren y los límites de propiedad, planteando juegos espaciales muy definidos.

La fachada provoca un efecto dinámico que obliga al ojo humano a siempre ver hacia arriba, y dependiendo del ángulo se pueden apreciar diversos detalles del volumen. Las líneas del edificio captan la atención en todo momento, nunca permitiendo que alguno de sus elementos de la impresión de ser estático.

En el interior, el diseño sigue una fluidez gracias a la apertura del espacio que permite tener visuales sin interrupción del paisaje y la naturaleza. En la planta baja, la sala conecta sutilmente hacia el comedor y la cocina; más allá de intentar concebir niveles independientes, el esquema incorpora dobles alturas que permiten un vistazo de los pisos más altos y al revés.

Gracias a los muros de cristal en tres lados de la casa, se desvanece el límite entre el exterior y el interior, un detalle particularmente importante para el arquitecto. El segundo nivel, en el estudio se observa una vista panorámica que puede disfrutarse desde las dos terrazas, las cuales se convierten en espacios que coronan el edificio.

Independientemente de la forma y la apertura, la residencia fue diseñada para el día a día, considerando plenamente elementos prácticos y ecológicos integrados al diseño. El espacio siempre tiene la posibilidad de cerrarse mediante cortinas que junto a los muros ingeniosamente ubicados que crean un efecto de paz y privacidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.