• Regístrate
Estás leyendo: Felipe y Letizia a 10 años de su boda real
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 02:57 Hoy

Felipe y Letizia a 10 años de su boda real

Los príncipes de Asturias se casaron el 22 de mayo de 2004 en la catedral de la Almudena de Madrid. La boda culminó con un gran banquete en el patio del Palacio Real.

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

DPA

A las 11:12 horas del 22 de mayo de 2004, Letizia Ortiz Rocasolano llegó a la catedral de la Almudena de Madrid para dar el "sí quiero" al príncipe Felipe, heredero de la corona española. Un fuerte chaparrón le obligó a hacerlo en coche. La lluvia deslució la primera boda real celebrada en España en casi un siglo.

En el templo le esperaba su prometido, nervioso y ataviado con el uniforme de gala del ejército de Tierra. Llegó hasta allí veinte minutos antes, sobre una alfombra roja y del brazo de su madre, la reina Sofía.

Diez años después, aquella imagen de los príncipes de Asturias a las puertas del templo ante el persistente aguacero que caía en el exterior sigue en la retina de buena parte de los españoles.

También la de Letizia mirando de reojo la cola de su clásico vestido de seda blanca, diseñado por Manuel Pertegaz, ante el riesgo de que los charcos que salpicaban la alfombra roja la estropearan.

El glamour y la elegancia, los chaqués y las pamelas de los más de 1.700 invitados, pusieron la nota de color en una mañana gris.

La boda "del siglo" en España fue lluviosa... y sobria. El dolor por el peor atentado de la historia del país, el denominado 11-M, que dejó en Madrid casi 200 muertos dos meses antes del enlace, estaba muy presente. La capital español vivió el acontecimiento real sin fiestas en la calle ni fuegos artificiales.

Varios miles de personas salieron aquel 22 de mayo a las calles de la capital española a saludar a los recién casados, una cifra muy lejana al millón que se esperaba. La frase más escuchada: "Con esta lluvia es mejor verlo por televisión".

Tras la ceremonia católica, la pareja recorrió en un Rolls-Royce negro las principales calles del centro de Madrid, engalanadas para la ocasión con flores y banderolas, pasando también ante uno de los monumentos dedicados a las víctimas del 11-M. Letizia, además, depositó su ramo de novia en la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, cerca de la estación donde explotaron algunas de las bombas.

El paseo de los recién casados culminó, coincidiendo con los primeros rayos de sol del día, en el Palacio Real, donde tuvo lugar uno de los momentos más esperados: la salida de la pareja al balcón principal del edificio neoclásico.

Cientos de personas esperaban debajo para ver el "beso real", tradicional en los enlaces de las monarquías europeas. Por eso, cuando Felipe apenas rozó con sus labios la mejilla de Letizia en un casto gesto, asomó la decepción. "Otro, otro, otro", reclamó el público, sin la respuesta deseada.

Entre los invitados que acudieron al enlace entre el príncipe heredero, que entonces tenía 36 años, y la joven periodista, de 31, había 15 jefes de Estado, representantes de 40 casas reales, personalidades de la cultura, el deporte y el periodismo.

Aquel fue también uno de los primeros actos tras las elecciones de marzo de 2014 en el que coincidieron el entonces jefe del Ejecutivo español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y el ex presidente del gobierno José María Aznar.

Cientos de periodistas cubrieron el evento, que fue retransmitido en directo por la televisión pública española, en la que hasta siete meses antes Letizia presentaba el noticiero. 25 millones de personas vieron en la pantalla las tímidas sonrisas de los novios ante el altar y sus miradas de complicidad.

La boda culminó con un gran banquete en el patio del Palacio Real. En el discurso ante los invitados, el rey Juan Carlos expresó: "Queridísima Letizia, te recibimos con los brazos abiertos y con el mayor amor en nuestra familia".

Dicen que la lluvia en una boda augura un matrimonio duradero. El de Felipe y Letizia suma ya diez años, a la sombra de una crisis sin precedentes en el reinado de Juan Carlos. Aquel 22 de mayo de 2004 los príncipes prometieron ser fieles "en la prosperidad y en la adversidad". Y son tiempos de lo segundo en la casa real española.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.