• Regístrate
Estás leyendo: Explosión en fábrica de armas mata a 400 trabajadores
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 09:22 Hoy

Explosión en fábrica de armas mata a 400 trabajadores

La prensa de Viena hacía eco de la tragedia acontecida en Austria. La rebambaramba entre países seguía, Alemania amedrentaba a los holandeses, que se veían obligados a actuar contra EUA.

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

Esta no fue una edición muy gráfica, pero siempre buena y noticiosa. En primerísima plana, la noticia de que pronto, Torreón iba a ser un emporio de luz, pero eso fue puro empioro y a la fecha, aún hay barrios muy oscuros.

Fue una promesa del señor gobernador Espinosa Mireles. Tenía 26 años, que iba a saber el hombre del amor. Y de la vida.

Seguía de visita en la región, como que no se quería ir, porque nada más traían que al gober para acá y al gober para allá.

También lo vinieron a visitar dos distinguidas figuras de EU, el Cónsul Americano en Piedras Negras y el Presidente de la Cámara de Comercio de Eagle Pass, Texas. Convivieron animadamente en la residencia del señor José Siller.

En Viesca estaba la polaca en pleno y se había integrado un nuevo club político, por pura gente profesionista, que iban a apoyar al candidato Ignacio G. Serda, que era su mero gallo.[OBJECT]

Al norte de Francia seguían rudos los combates y eso que ya se iban calmando las cosas. Aisne y Saint Quentin fueron campos de batalla, los soldados del bando occidental les tronaron la línea de defensa de Champagne a los alemanes.

Seguía la fabricación de armamento. No sin incidentes. Con un saldo somero de casi 400 muertos, quedó la explosión de una fábrica de municiones en una ciudad de Austria. La prensa de Viena daba cuenta de la tragedia.

El káiser Guillermo, según esto, mandaba ordenar a sus tropas que si tenían chanza, se aliaran con los bolcheviques.

Y eso que Rusia era enemiga. Pero con la rebambaramba que se traían, ya no sabían muchos ni de que lado mascaba la iguana soviet.

Con esas horrendas mañas de repartirse botines, los nipones ya sentían en sus manitas que se iban a quedar con Bosnia, Herzegovina y Grecia, que estaban bajo gobierno provisional de los austro húngaros.

Holanda por su parte, se negaba a hacer tratos con EU, que les querían comprar alimentos. Pero como estaban más cerca los alemanes y a esos mucha gente les tenía pavor, sobre todo los holandeses, mejor no quisieron venderles nada a los gringos.

Y eso que los habitantes del país de los tulipanes se la pasaban hundiendo barcos a los yanquis, eso sí, todo por orden germánica.

JFR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.