• Regístrate
Estás leyendo: Epidemia de influenza casi vacía a Torreón
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 15:24 Hoy

Epidemia de influenza casi vacía a Torreón

De plano se tuvieron que suspender los servicios de Ferrocarril que iban a otras ciudades, ante el temor de que se propagara el mal, publicó La Opinión el 11 de octubre de 1918.

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

La cosa ya estaba muy mal. De plano se creía que Torreón iba a quedar aislado de otros lugares de la República. Hasta eso, Lerdo y Gómez Palacio no estaban tan cerca como ahora lo están las tres ciudades.

Ávidos de información, los laguneros compraban los diarios y La Opinión se aplicó a conciencia para llevar la mejor información cada día en tan terrible y palpitante asunto.

De plano se tuvieron que suspender los servicios de Ferrocarril que iban a otras ciudades, ante el temor de que se propagara el mal. Pero se anunció que los de carga iban a seguir llegando con víveres para los sobrevivientes. Y que no fueran a subir de precio los alimentos.[OBJECT]

Los comerciantes también llevaron a cabo labores altruistas y recolectaron fondos para la compra de medicamentos.

Hasta entonces, el gobierno de Coahuila dio colo, y como Espinosa Mireles no estaba, como casi siempre, el que entró al quite fue el suplente Rafael Flores, interino.

Mandó preguntar el número de muertos en ocho días, que eran más o menos los que tenía la epidemia. Se le contestó, sin que se publicara la cifra y prometió enviar creolina para desinfectar las casas.

Un comité sanitario se integró con puras personalidades y se les brindó por parte del municipio, amplio margen de acción, encaminado todo desde luego, a erradicar la epidemia.

Bien chidos en la fábrica de La Fe, se les dijo a los obreros que no iban a trabajar de noche, el granito de arena de los dueños de aquel emporio, para combatir la influenza.

Se informó que también seguían las labores en los juzgados locales, donde todos los delitos que estaban pendientes de juicio, fueron desestimados por falta de pruebas o por que se habían desvanecido. Desde robos, hasta homicidios.

A Wilson le habían hecho llegar una nota de paz de parte de Alemania, pero se portó muy digno y dijo que por el momento, ni maíz de suspender hostilidades. Por que para esto, ya medio mundo les había rogado a los alemanes y se habían negado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.