• Regístrate
Estás leyendo: De México y Alemania para el mundo
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 13:36 Hoy

De México y Alemania para el mundo

Del encuentro de dos mundos opuestos nace Zeller & Moye, una firma intercultural que se enfoca en hacer arquitectura experimental, analítica y específica.

Publicidad
Publicidad

En palabras de sus fundadores, Christoph Zeller e Ingrid Moye, Zeller & Moye es un estudio de arquitectura que opera de forma global y multidisciplinaria con sedes en la Ciudad de México y en Berlín.

Su método consiste en trabajo único de experimentación extensiva para el desarrollo de proyectos, con el objetivo de articular propuestas relevantes para el mundo contemporáneo. Han diseñado una amplia variedad de proyectos a todas las escalas, desde diseño de mobiliario hasta grandes edificios culturales en diferentes partes del mundo.

La historia comienza así. Por un lado, Christoph Zeller creció y estudió en Berlín, Alemania, mientras que Ingrid Moye, lo hizo en la Ciudad de México y en España. Como vemos, son fascinantes sitios que desarrollaron su visión como arquitectos. Iniciaron su práctica profesional en el estudio de arquitectura Sanaa, en Japón. Aunque fue en distintos momentos y no coincidieron, ambos trabajaban en el mismo escritorio, menciona Ingrid. Su encuentro vino después, cuando colaboraron para Herzog & de Meuron en Basilea y en Londres; ocho y cuatro años respectivamente.

La experiencia en estas prestigiosas firmas, ganadoras del Pritzker, les dio fuertes bases en el ejercicio arquitectónico. "Lo más importante que hemos aprendido de nuestra etapa de formación ha sido el pensamiento conceptual, la experimentación en el diseño y la atención al detalle desde la concepción de un proyecto, hasta su realización", aseguran.

El surgimiento de Zeller & Moye se dio mientras los dos trabajaban en la firma suiza, en la extensión del Tate Modern, donde Christoph era líder de proyecto. Fue en esta gran obra cuando descubrieron lo bien que funcionaban como equipo y que compartían la pasión por hacer arquitectura.

Justo al terminar el proyecto del Tate, decidieron que era el momento para crear su propio estudio. "La pregunta aquí fue dónde empezar, considerando nuestros lugares de origen: ¿México o Berlín? ¡La respuesta fue ambos! Obviamente teníamos que tener una base principal y elegimos México por muchas razones", nos cuenta Ingrid.

Trabajar en dos sedes, sin duda abre muchos diálogos y expectativas. Al cuestionarles cuál es la influencia que ejercen la Ciudad de México y Berlín sobre su trabajo responden: "Proyectar en distintos países no significa que generemos una arquitectura global. Nos interesa la especificidad de cada proyecto, y es por esto que iniciamos en el análisis de su ubicación y contexto. Cada uno debe de ser entendido en su especificidad y vemos esto como un elemento enriquecedor que nos lleva a resultados muy interesantes".

Ejemplo de ello son los proyectos que tienen en México, Alemania, Inglaterra, China, Irak y Corea, mantienen un equipo internacional donde el 50 por ciento son de origen extranjero y el otro 50 son locales. Esta fórmula les ha funcionado perfecto, pues logran experiencia local, mezcla de talentos y, lo más importante, distintas perspectivas.


Su trabajo se caracteriza por experimental, fresco y disímil, alejado de estereotipos y clichés arquitectónicos. "Ofrecemos una arquitectura experimental, analítica y específica. Vivimos en tiempos en los que no es tan importante seguir estilos. Ahora es más importante enfocarnos en las necesidades de un cliente, en el contexto socio-geográfico, en generar proyectos sustentables y en el impacto que una obra puede tener no solo para el cliente sino para la ciudad", afirman. Enfocados en hacer arquitectura de primer nivel, la atención hacia los detalles es máxima, ya sea en México o Alemania.

Aunque es una firma joven, el alma y la experiencia de Zeller & Moye es veterana. Así que el siguiente paso es seguir caminando y disfrutar de las satisfacciones de su trabajo, que en este caso es ver sus proyectos construidos y habitados, y observar cómo se comportan a través del tiempo. "Esta profesión nos ha dado la oportunidad de viajar mucho y de conocer otras culturas. Esto es algo de lo que más disfrutamos. El viajar no solo nos enriquece, sino que nos hace valorar nuestras raíces y expandir nuestra visión", concluyen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.