• Regístrate
Estás leyendo: De búnker de la Segunda Guerra Mundial a museo
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 05:10 Hoy

De búnker de la Segunda Guerra Mundial a museo

Este espacio ha sido transformado por completo para convertirse en la nueva obra arquitectónica de Bjarke Ingels, en Dinamarca.


Publicidad
Publicidad

El nuevo museo Tirpitz, diseñado por la firma de arquitectura danesa Big de Bjarke Ingels, es un santuario en la arena que actúa como un contrapeso suave a la historia dramática de la guerra en Blåvand, en la costa oeste de Dinamarca.

El llamado “museo invisible”, consta de 2,800 metros cuadrados de construcción y se sitúa junto a un histórico búnker alemán de la Segunda Guerra Mundial. Este complejo cultural, alberga tres museos y una instalación especial, dentro de una misma estructura, la cual se sumerge en el paisaje.

El concepto de diseño, surge de la necesidad de tratar los cuatro espacios como unidades independientes, pero al mismo tiempo poder enlazarlos y mantener cierta conectividad entre ellos. A partir de estos principios, se diseñaron cuatro senderos que convergen en un patio central, desde el cual se puede acceder a cada uno de los volúmenes de manera independiente.

El recorrido permite a los visitantes ver el búnker en primera instancia, y a medida que se aproximan, se presencian los cortes sutiles y senderos que conducen hacia el centro del complejo del museo. Al llegar al patio central, se tiene acceso a los cuatro espacios de las galerías subterráneas que cuentan con abundante iluminación natural, a pesar de que están literalmente incrustados debajo de la tierra.


El proyecto se concibe como una antítesis del pesado volumen del búnker, que surge sutilmente como la intersección entre una serie de cortes precisos en el paisaje. Al contrario de la pesada e intrusiva construcción de la fortaleza de artillería original, diseñada como un bloque rígido de concreto, el nuevo Tirpitz corta con delicadeza las dunas del paisaje y se fusiona con el entorno que lo rodea.

TE RECOMENDAMOS: Un estudio con poder para el diseño

Los espacios de exhibición fueron diseñados por la agencia de los Países Bajos Tinkers imagineers, y exhiben experiencias temáticas temporales y permanentes, que fundamentan la historia de esta impresionante máquina de guerra.


El conjunto ha sido construido a base de cuatro materiales y elementos principales, los cuales también son encontrados en las estructuras existentes y en el paisaje natural del área, concreto, acero, cristal y madera. Los muros de las salas de exhibición están hechos a base de concreto colado en el sitio que sostienen el paisaje y soportan las fascinantes cubiertas con voladizos de hasta 36 m de longitud.

Los principales materiales para los espacios interiores son madera y acero laminado en caliente, aplicado a todos los muros interiores de las galerías. Paneles de cristal de 6 metros de altura fueron colocados frente al patio al aire libre, lo que permite que la iluminación natural ingrese de manera provechosa en los cuatro espacios de exhibición y, al mismo tiempo, acentúe la relación entorno-interior que caracteriza al proyecto.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.