• Regístrate
Estás leyendo: Cuando la física ayuda a la medicina
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 22:58 Hoy

Cuando la física ayuda a la medicina

La terapia con protones se ha convertido en una alternativa más precisa y dirigida contra el cáncer que los rayos X.

Publicidad
Publicidad

Clive Cookson

La emoción de los científicos por los tratamientos para el cáncer suele centrarse en la química y la biología -en el desarrollo de medicamentos que son más efectivos y selectivos que la quimioterapia tradicional-, pero la física también juega un papel al mejorar la precisión de la radioterapia.

La radioterapia convencional utiliza Rayos X de alta energía para destruir las células cancerosas, aunque a menudo los efectos secundarios son sustanciales porque el haz daña los tejidos periféricos en su camino hacia el objetivo.

Por el contrario, “la terapia de haz de protones”, que rápidamente gana popularidad, logra emitir una radiación en forma de protones (núcleos de hidrógeno) que se puede dirigir con mucha mayor precisión hacia el tumor. Los protones depositan casi toda su energía destructiva en el interior del cáncer.

En el mundo funcionan 44 centros de terapia de haz de protones, dice Mike Moran, director ejecutivo de Proton Partners, y se planean mucho más. El proveedor principal del equipo para terapia de protones es Ion Beam Applications, una compañía de tecnología médica en Bélgica.

A pesar de que los haces de protones existen desde hace décadas, su rápida adopción para la oncología es el resultado de varios avances tecnológicos, dice Moran: “El cambio realmente significativo es que las imágenes 3D nos permiten colocar los protones en un punto muy definido del cuerpo”.

Inevitablemente, es caro crear centros de tratamiento, tienen un costo de 40 millones de dólares o más, dependiendo del tamaño y la complejidad. Los protones se tienen que acelerar hasta alcanzar la energía que se requiere en el ciclotrón. Los electromagnetos dirigen los protones hacia un “pórtico” que hace girar el haz alrededor del paciente para lograr el mejor ángulo para el tratamiento. Una boquilla emite el haz controlado al tumor objetivo.

Los oncólogos estiman que entre 10 y 20% de los pacientes que reciben tratamiento con radioterapia convencional tendrán mejores resultados con los haces de protones. La principal ventaja es que su energía y dirección se pueden controlar mucho más que los rayos X. Esto los vuelve muy útiles para el tratamiento de tumores en adultos -cerca de los órganos vitales como el cerebro, la columna vertebral y los pulmones- y un rango más amplio de tipos de cáncer infantil con el fin de no afectar el desarrollo de tejidos saludables por la radiación.

En enero, los investigadores del hospital general de Massachusetts publicaron pruebas clínicas en la revista Lancet Oncology sobre la superioridad de la terapia de protones cuando tratan meduloblastoma, la forma de cáncer de cerebro más común en niños.

El estudio de siete años de duración mostró que los protones son tan efectivos como la terapia convencional de rayos X para eliminar el tumor, mientras que al mismo tiempo causan menos daños secundarios a largo plazo.

“Nuestros resultados indican que la terapia de protones mantiene excelentes niveles de curación en el meduloblastoma pediátrico y al mismo tiempo reduce los efectos secundarios a largo plazo, en especial en las funciones de la audición y neurocognitiva, y elimina los efectos cardiacos, pulmonares, gastrointestinales y reproductivos”, dice Torunn Yock, autor principal del estudio. En especial, para los niños más pequeños, “la terapia de protones puede ser una gran diferencia en sus vidas”.

La tecnología también mejora la terapia convencional de rayos X. “La radioterapia logró una serie de desarrollos técnicos que tiene el potencial de traer un fuerte cambio en lo que podemos lograr”, dice Gary Royle, profesor de física de radiación médica en la Universidad College London (UCL).

La radioterapia “no siempre se usa en todo su potencial”, agrega Richy Sharma, profesor de oncología de radiación de UCL, que busca pasar de los sistemas de rayos X que normalmente logran una dosis constante de radiación en los tumores. Ahora nuevas técnicas de imagen y biopsias puedan identificar la parte más intratable del cáncer con el fin de dirigir allí la radiación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.