• Regístrate
Estás leyendo: Cosecha de algodón no fue la esperada
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 17:33 Hoy

Cosecha de algodón no fue la esperada

En 1918 La Opinión publicó que los agricultores laguneros estaban con el pendiente de ver qué iban a hacer y la Secretaría de Hacienda ya había amenazado con que no iban a dejar exportar 50 mil pacas.

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

A diferencia de la cosecha de mujeres que nunca se acaba, según una popular canción, la del algodón no fue lo que se esperaba, por que hay que ser sinceros, siempre se esperaba de más.

Ya los agricultores laguneros estaban con el pendiente de ver qué iban a hacer. De pilón, la Secretaría de Hacienda ya había amenazado con que no iban a dejar exportar unas 50 mil pacas que ya estaban listas.

Por fin, las autoridades per-Judiciales iban a tomar riendas de sus destinos, por que las autoridades inferiores andaban sueltas del mecate, deteniendo a gente que no debían.[OBJECT]

Seguían llegando noticias alarmantes sobre la retirada de las tropas alemanas, que no tenían piedad y dejaban muerte y desolación en cualquier pobre aldea que se les cruzara por mala suerte en el camino.

En la sección "Lo que opinan los demás", el doctor Máximo Savil advertía sobre los matrimonios con familiares, y los peligros en la descendencia, lo que les pasó a las monarquías. El médico señalaba que entre otras posibilidades los hijos podrían ser sordomudos, estériles, abortados, albinos, locos o idiotas.

Y por poco se provoca una tragedia en la ciudad entre los usuarios de teléfonos Woessner, por que uno de los cables telefónicos se cruzó con los de la luz. Y así anduvo la gente cotorreando, sin saber que estaban a expensas de un toque tremendo, fulminante. Lo bueno que alguien se dio cuenta.

La Revolución aún no terminaba y el caciquismo seguía siendo cosa común. Pero se abrigaban esperanzas de que las cosas fueran cambiando, pues México a pesar de todo, conservaba gran vitalidad y tenía muchos recursos.

El presidente de El Salvador mandó felicitar al presidente de EU por el discurso que dio a periodistas mexicanos, donde Mr. Woodrow Wilson les "aclaraba" que la Doctrina Monroe pues no era lo que pensaban. Era peor.

Que los alemanes que regresaban a su tierra iban todos confundidos, además de flacos, ojerosos, cansados y sin ilusiones. Y como no, si les fue como en feria a los pobres. Pero la semilla del odio iba sembrada muy profundo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.