• Regístrate
Estás leyendo: Consejos para ahorrar en el lunch de tus hijos
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 23:54 Hoy

Consejos para ahorrar en el lunch de tus hijos

Establecer un presupuesto, planear, comprar al mayoreo y priorizar alimentos de temporada sobre alimentos procesados te ayudarán a mantener saludable el lunch de tus hijos y tus finanzas.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Las vacaciones están por terminar y una de las tantas cosas que le quitan el sueño a los padres de familia durante el regreso a clases es la planeación del lunch para sus hijos.

No solo es difícil complacer a los niños con la comida, sino que además requiere de sumar un gasto más al presupuesto familiar, pero que si estás dispuesto a llevar un control no tiene porque representar un gran sacrificio.

Te compartimos algunos consejos que aunque parecen muy básicos, son cruciales para no gastar de más.

Planea el menú. Los fines de semana planea el menú de toda la semana para tu hijo. Esto te permitirá comprar sólo lo necesario y sobre todo evitarás los gastos hormiga por las compras de último momento como el yogurth o los panquecitos que venden afuera de las escuelas. Además ahorrarás tiempo cada mañana, pues ya sabrás que preparar ese día.

Respeta tu presupuesto. Este punto está ligado por completo con el anterior. Dependiendo de tu presupuesto será el menú que pueda planear y viceversa. No compres nada que esté fuera de la lista, pero sobre todo no compres nada que sobrepase la cantidad de dinero que tengas destinada para el lunch de la semana.

Compras de mayoreo. Aún cuando tengas un solo hijo, siempre será más barato y más práctico comprar 10 litros de leche en una sola ocasión que estar comprando un litro todos los días. Lo ideal es asociarte a alguna tienda que venda productos al mayoreo como Costco o Sam's Club o bien que realices tus compras en alguna central de abasto.

Más proteína vegetal y menos animal. Incluye granos, legumbres y frutos secos en el luch de tus hijos. Los productos de origen animal (carne, jamón, queso, etc.) normalmente son más caros. Con esto además de ahorrar también contribuyes a que tus hijos reduzcan su consumo de grasas saturadas.

Evita comidas procesadas. Efectivamente es más rápido y práctico comprar yogurths con cereal o ensaladas de atún en lata al mayoreo, pero este tipo de productos usualmente son más caros y menos nutritivos. Es más barato comprar alimentos saludables y fáciles de cocinar como frutas y verduras de temporada.

Dale una oportunidad a marcas desconocidas. Cuando vayas al supermercado a comprar la despensa dale una oportunidad a las marcas que no son tan conocidas. Si ya están en los anaqueles de las grandes tiendas de autoservicio es porque ya pasaron todos los filtros de sanidad establecidos por la Secretaría de Salud, así que atrévete a comprarlos porque en muchos casos tienen precios mucho menores que las marcas comerciales.


MCM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.