• Regístrate
Estás leyendo: Cómo hablar de sexo con tus hijos
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 15:54 Hoy

Cómo hablar de sexo con tus hijos

Los embarazos precoces y las infecciones de trasmisión sexual ocurren desde edades cada vez más tempranas. Con esta guía podrás hablar con tus hijos abiertamente del tema.

Publicidad
Publicidad

Maricruz Pineda Sánchez

La llegada de los hijos a la pubertad abre una etapa maravillosa que conlleva grandes retos en nuestra tarea como padres. Uno de los más importantes es orientar y canalizar el impulso sexual que comienza a emerger y a ratos amenaza con desbordarse.

El acceso a publicidad que levanta la ceja de cualquiera, las redes sociales y la información viralizada relacionada con el sexo contribuyen a la hipererotización de nuestra sociedad. Esto ha propiciado un despertar temprano en exceso.

Las áreas de interés de los jóvenes, la forma de socializar y pertenecer, cómo se divierten, y en general el enfoque que tienen de la vida, está directa o indirectamente relacionado con conductas sexuales de riesgo. Irremediablemente, el desfase entre su inmadurez y una práctica que debía pertenecer a la etapa adulta, está cobrando un precio muy alto.

El Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM ha revelado que anualmente, en México 400,000 mujeres menores de edad se convierten en madres. Esto representa el 20% del total de nacimientos, cifra que demográficamente se puede calificar como epidémica. Por su parte, el Banco Interamericano de Desarrollo (BIO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(OCDE), nos ubican dentro de los indicadores más altos de gestación precoz.

A este panorama hay que sumarle la alerta de la Organización Mundial de la Salud, en torno al repunte que están teniendo en toda América Latina las infecciones de transmisión sexual y que van desde una gonorrea ,sífilis, clamidia o hepatitis, hasta VIH.

Campañas como la de “Si vas a la fiesta, lleva globos” o “Lo caliente no quita lo inteligente”, instrumentadas por Consejo Nacional de Población (CONAPO) y aún, la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente presentada el año pasado por el presiente Peña Nieto, no parecen ser suficientes. La activista Gabriela García, coordinadora de Atención a Jóvenes de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (DDESR), afirma que “el problema lo han generado la falta de políticas públicas eficaces al respecto”.

Por su parte, el doctor Carlos Welti, investigador y demógrafo especialista en comportamientos reproductivos, señala que el Estado ha fallado en garantizar el acceso de los jóvenes a mecanismos de protección y anticoncepción. Pero en primera instancia, son los padres y las madres quienes no están transmitiendo mensajes poderosos que informen, prevengan y contengan el ejercicio sexual irresponsable y desastroso de los adolescentes.

Influencia positiva

Con frecuencia se dice que los adolescentes no hacen caso a lo que les dicen sus progenitores, pero esta es una falacia tramposa. En un estudio hecho entre la población latina en Estados Unidos para The National Campaign to Prevent Teen and Unplanned Pregnacy, los resultados demostraron que aunque no lo parezca, los jóvenes de entre 12 y 19 años sí son receptivos y se dejan influir por los consejos de sus padres.

“La clave está en la manera en la que nos comuniquemos con nuestros hijos”, dice Martha Alicia Chávez, una experimentada psicoterapeuta y de las autoras más leídas de México. A través de libros como Tu hijo, tu espejo; Hijos invisibles; 90 respuestas a 90 preguntas, entre varios títulos más, ha marcado importantes líneas de trabajo en torno a la educación y resolución de las diversas problemáticas de los hijos.

La experta reafirma que “el área de mayor peso en la formación del ser humano se establece en casa. Las lecciones aprendidas ahí, están mucho más presentes de lo que creemos en la toma de decisiones. Es por ello que debemos ser muy responsables y conscientes de nuestro rol como padres”.

Para hacerlo más fácil, Chávez nos ayudó a diseñar esta guía cero errores, para hablar de sexualidad con los adolescentes. A la luz de las estadísticas y los hechos, se trata de una asignatura urgente que puede cambiar el destino de nuestros hijos.

Prevención exitosa

“La mejor forma de prevenir las consecuencias del sexo irresponsable y precoz, es la información”, dice Chávez. La regla de oro para transmitirla exitosamente a nuestros hijos, se basa en el qué y el cómo: lo primero es definir muy bien qué mensaje deseamos comunicar. En materia de sexualidad, lo fundamental es dejar claro que queremos evitarles los riesgos que corre el pleno desarrollo de su vida y su salud.

En lo que respecta al cómo, no funciona amenazarlos, tratar de generarles miedo o el uso de argumentos religiosos. Una charla informal, amable y clara, es lo indicado.

Las siguientes premisas son los puntos claves en los que debemos enfatizar. Desarrollarlas genera el mayor impacto y pueden detonar la reflexión que lleve a los chicos a tomar conciencia sobre los efectos negativos de sus acciones.

  • No hay métodos anticonceptivos que eviten 100% un embarazo o una infección de transmisión sexual.
  • Imagina cómo cambiaría tu vida, tu futuro laboral y de pareja, si tuvieras un bebé en estos momentos.
  • Una infección o un embarazo puede afectar para siempre tu salud reproductiva o colocarte en riesgo de muerte.
  • La presión de tu novio o novia para que te acuestes, no es una prueba de amor y sí un acto de violencia emocional.
  • Aprende a manejar tus impulsos y emociones. Detenerte un momento para pensar antes de actuar, te librará de muchos problemas.
  • Piensa cómo es la vida de los pequeños que están en manos de unos padres impreparados, vulnerables e inexpertos.
  • Reflexiona acerca de cómo se sentirían en el fondo la chica que embarazaste, tus padres, tu novio o tú mismo/a.

La labor de los padres en esta etapa es muy importante, por ello deben ayudarlos a canalizar la energía sexual de los hijos a través de actividades creativas, emocionantes y retantes. Los deportes y las artes son excelentes opciones. Además no deben olvidarse de alimentar su seguridad y autoestima, sin dejar de lado la importancia de los valores que propicien el aprecio por los demás.

Recuerda que lo mejor es fomentar la buena comunicación y apertura, siendo respetuosos de la vida de tus adolescentes y mostrándote interesado en todos sus asuntos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.