• Regístrate
Estás leyendo: Cómo el primer vibrador surgió por pereza médica
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 23:25 Hoy

Cómo el primer vibrador surgió por pereza médica

En un inicio, el vibrador era un tratamiento médico para el dolor, la irritabilidad y hasta para las arrugas.
Publicidad
Publicidad

Uno de los accesorios más populares para el placer femenino es sin duda el vibrador. Este instrumento fue inventado a principios del siglo XIX para tratar una enfermedad conocida como histeria femenina.

Pese a que en sus inicios era considerado una herramienta médica de la cual no había que sentirse avergonzado, con el paso del tiempo, el vibrador pasó a ser un tabú entre la mayoría de las mujeres, pero afortunadamente eso empieza a cambiar.

Por eso, te dejamos algunos datos que tal vez no sabías de este juguete sexual.

- Cleopatra fue la primera en utilizar uno. Se cree que la reina del Antiguo Egipto, además de preocuparse por su belleza y su territorio, se preocupaba por satisfacer sus necesidades sexuales y por eso, ordenaba llenar con abejas calabazas huecas para producir vibraciones.

- El vibrador surgió en Gran Bretaña a principios del siglo XIX para tratar la histeria. Una de las enfermedades más comunes entre las mujeres de la época victoriana era la histeria, cuyos síntomas eran ansiedad, irritabilidad y pesadez abdominal; para tratarlo, los doctores tenían que realizar un masaje pélvico y estimular manualmente el clítoris de la paciente hasta que alcanzara el “paroxismo histérico”, actualmente conocido como orgasmo.

Así eran los primeros vibradores con diferentes cabezales. (Foto: LeWandMassager)

- Pese a ser un tratamiento efectivo, pues mejoraba el bienestar de las mujeres, los doctores lo consideraban tedioso y cansado, por eso conforme el desarrollo de la tecnología avanzaba, se incorporaban las nuevas técnicas a buscar una solución. Los primeros vibradores funcionaban con vapor de agua para producir vibraciones o incluso, lanzar chorros de agua directamente al clítoris, pero eran muy ruidosos y de gran tamaño.

- No fue sino hasta 1883 cuando el doctor Joseph Mortimer Granville ideó un dispositivo de mano que, conectado a la corriente eléctrica, vibraba a intensidades capaces de reducir el dolor y tratar la neuralgia, irritabilidad, constipación y por supuesto, la histeria femenina. Fue tan popular, que muchos doctores comenzaron a usarlo y debido a su diseño mucho más portátil, poco a poco las mujeres comenzaron a comprarlo para usarlo en casa.

- Fue así como a principios de 1900 era común ver en revistas para el hogar o en periódicos anuncios de masajeadores. Muchos de ellos se vendían como la solución para curar dolores de cabeza, masajear el rostro y reducir las arrugas o para tener a las mujeres felices.

Anuncios de vibradores.

- Con la aparición de las primeras películas pornográficas en 1920 y el papel que jugaban los vibradores en ellas, que su aceptación fue cada vez menor y se dejó de publicitar como una licuadora más.

- No fue sino hasta la década de los 60, cuando la revolución sexual trajo de vuelta el vibrador. En 1968, la marca japonesa Hitachi presentó el Magic Wand, un masajeador eléctrico y de alta potencia capaz de ayudar a deshacerse del estrés y la tensión muscular. La popularidad del vibrador fue tal que Hitachi, un tanto apenado por poner su nombre en un juguete sexual, renombró el producto para llamarse solamente Magic Wand Original.

Uno de los primeros modelos de la Magic Wand de Hitachi. (Foto: Especial)

- Durante años, este vibrador que parece una lámpara y que se conecta a la corriente eléctrica, fue uno de los modelos más populares hasta que a mediados de la década de los 90, llegó un nuevo modelo que revolucionaría la industria de los juguetes sexuales: el Rampant Rabbit, un vibrador que incluía un estimulador del clítoris y uno vaginal en un solo dispositivo. De acuerdo con datos de la empresa responsable de este modelo, en 1999 se vendieron en el Reino Unido más vibradores Rampant Rabbit que todas las lavadoras y secadoras combinadas.

- Actualmente puedes encontrar vibradores de todos tipos, como los de huevo que son pequeñas esferas vibradoras para insertarse en la vagina, vibradores discretos en forma de labiales o tiernos patitos de hule, anillos vibradores que se usan en el pene erecto y dan placer a la mujer o hasta vibradores inteligentes que se conectan a través de Bluetooth a diferentes contenidos audiovisuales para vibrar según lo que estés viendo, escuchando o leyendo.

Actualmente existe una gran variedad de vibradores. (Foto: Shutterstock)


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.