• Regístrate
Estás leyendo: Caye Caulker, un pequeño paraíso en el Caribe
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 02:31 Hoy

Caye Caulker, un pequeño paraíso en el Caribe

Viajes

En esta pequeña isla no hay automóviles, ni contaminación, ni ruido; solo suaves brisas, mariscos frescos y hermosas aguas azules.
Publicidad
Publicidad

Belice nació como un enclave de piratas al sur de la península de Yucatán; nunca fue un territorio inglés oficialmente reconocido ni por España ni por México, luego de nuestra independencia. Fue a finales del siglo XIX cuando por órdenes del dictador Porfirio Díaz se le reconocieron los derechos a la corona inglesa y se fijó el Río Hondo como la frontera sur de nuestro país. 

Muchos años después, Belice logró su independencia del Reino Unido y se consolidó como un país soberano, aún con los reclamos perpetuos de Guatemala. Hoy es una república integrante de la Comunidad Británica de Naciones y uno de nuestros vecinos del sur con quien compartimos muchos kilómetros de frontera.


Un lugar desconocido

Cualquier mexicano sabe dónde está Belice, pero pocos conocen en realidad cómo es el país y, sobre todo, las maravillas naturales que podemos encontrar en él. Compartimos con Belice el segundo arrecife coralino más grande del mundo, que inicia el norte de Cancún y termina hasta la bahía de Honduras.

Belice está más cerca de lo que creemos, volando a Chetumal –capital de Quintana Roo– estamos casi a las puertas de esta nación.



De lo mejor de Belice 

Caye Caulker es un destino único en Belice, y es quizás el cayo más famoso es Ambregis, donde se encuentra la icónica ciudad de San Pedro; sin embargo, la magia de este lugar es su tamaño, ya que se trata de una pequeña isla que se puede recorrer a pie. 

Por una de sus costas puedes ver la salida y por la otra, la puesta del sol. Aquí encontrarás todo lo necesario para desconectarte del mundo cotidiano y pasar unos días de ensueño.

Caye Caulker tiene una calle principal, a su alrededor hay decenas de rústicos hoteles, bed & breakfast y posadas familiares que albergan a visitantes de todo el mundo. Pequeños restaurantes para todos los gustos, desde creaciones gourmet con cocineros internacionales hasta modestas casas cuyas cocinas ofrecen pescado fresco, camarones preparados con aceite de coco y burritos con chile habanero.

Si no quieres caminar, alquila una bicicleta para moverte por toda la isla, así podrás disfrutar de todas las maravillas del lugar. 

En sus playas se puede realizar casi de todo: kayak, snorkel, buceo, esquí de agua, recorridos guiados en las islas privadas cercanas o, simplemente pasar el día entre aguas cristalinas y arenas blancas.

Por las noches, la oferta de bares es muy extensa, y casi todos ofrecen el tradicional panty ripper, un coctel local que consiste en ron añejado en barricas, mezclado con crema de coco y jugo de piña.


Descendientes Mexicanos

Este cayo fue poblado, a partir de mediados del siglo XIX, por familias que escaparon del centro de la península de Yucatán debido a la guerra de castas. 

Luciano Reyes –ciudadano mexicano– lo compró a la corona inglesa por ahí del año 1870, luego lo dividió en lotes y los vendió a diferentes familias, casi todas de origen maya mexicano.

Hoy, la pluriculturalidad de Belice lo hace hospitalario como es la tradición mexicana, pero con la influencia caribeña y afroamericana beliceña. 

Comunicarte con los lugareños es muy fácil, pues hablan inglés, español y creol, una lengua híbrida con raíces africanas e inglés.

Dos dólares beliceños
equivalen a un dólar americano


¿Cómo llegar?

Volaris e Interjet operan vuelos diarios desde la Ciudad de México a Chetumal, desde ahí hay dos opciones: la primera es tomar un water taxi desde el Muelle Fiscal de Chetumal, que en poco más de dos horas y tras una escala en San Pedro, nos lleva navegando el Mar Caribe hasta Caye Caulker.

La otra es cruzar la frontera por tierra y, llegando a Corozal (la primera población beliceña luego de Chetumal), tomar un vuelo con Tropic Air, que opera en pequeñas aeronaves ATR, vuelos entre todos los cayos beliceños.

Una vez que estés en Caye Caulker, destina un día para visitar la Ciudad de Belice, que está a menos de una hora en water taxi y es el centro financiero y comercial del país. 

Para visitar Belice solo necesitas pasaporte con vigencia mínima de seis meses y pagar el impuesto de salida, equivalente a 20 dólares americanos.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.