• Regístrate
Estás leyendo: Buscando hogares para los huérfanos de la Revolución
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 20:10 Hoy

Buscando hogares para los huérfanos de la Revolución

Mientras Rusia ponía las cosas "color de hormiga" asentándose en suelo nipón, el Presidente gringo Woodrow Wilson aceptaba la famosa 'Doctrina Monroe', quesque para proteger a toda América Latina.

Publicidad
Publicidad

Estaba a todo lo que daba la actividad agrícola en La Laguna. Cierto que los campesinos no eran dueños de la tierra, pero se trabajaba. Aún corría nuestro Nazas por su cauce.

Por cierto, los agricultores se quejaban porque el gobierno de Carranza les quería dejar el paquete de hacerse bolas con las plagas.

Matamoros se puso guapo con la kermesse que organizaron señoritas de la creme de la creme social de por allá. Hasta el puesto de tostadas adornaron bien bonito.

El Presidente Woodrow Wilson aceptaba que la famosa 'Doctrina Monroe' (esa de "América para los Americanos"), causaba interferencia en las buenas relaciones con América Latina.

Eso sí, el buen Wilson decía que en realidad todo se trataba de unir al continente y hacer defensa y salvaguarda de los derechos de todos. Ajá.

De la primera guerra nos llegaban muchas noticas sobre el frente occidental en Europa. Pocas de los rusos, pocas del frente asiático.

[OBJECT]Muy pocas o casi ninguna de lo que decía la prensa germana. Pero de repente por decir algo, los laguneros se enteraban de que los bolcheviques andaban ya por allá por Vladivostok.

Pero eran malas nuevas, porque la noticia auguraba incertidumbres en las relaciones ruso-japonesas.

Fueron tiempos en los que aprendimos a conocernos mucho, como humanidad y como diferentes en cada parte del mundo.

Un artículo hablaba de la diferencia entre los obreros británicos, que les pusieron tremendas felpas en batalla a los muy orgullosos militares germanos.

Jesús Agustín Castro nació en Lerdo y fue un ameritado militar. Llegó a la capital después de exitosas campañas en Veracruz, Puebla, Oaxaca y Tlaxcala.

Y pues tenemos acá entre Gómez y Lerdo un bulevar que se llama como él, cuya estatua quitaron por hacer cambios en una vialidad.

En la sección de "Lecturas Amenas", se publicó un poema en prosa intitulado "Consuelo", que la describía "hermosa como una descripción de Miguel Ángel", escrito por Juan Álvarez Sagástegui, que además escribió en el texto que la vio en la famosa kermess de Matamoros y que aparte ella, estaba toda triste.

Tristeza abundaba. Había miles de huérfanos de la Revolución. Cada cierto tiempo, se publicaba en nuestro diario una "Convocatoria", donde se daban nombres de niños o menores que ya estaban solos, se invitaba en estas publicaciones a los familiares para que se quedaran ya con ellos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.