• Regístrate
Estás leyendo: Aprende a elegir un buen queso
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 15:33 Hoy

Aprende a elegir un buen queso

Conocer las características de los quesos europeos, así como con qué combinarlos te permitirá degustarlos al máximo.
Publicidad
Publicidad

* Juana Hernández 


Su preparación es elaborada y refleja no solo una cultura, sino su tradición gastronómica. Su sabor, aroma, textura y corteza convierten a cada tipo de queso en una experiencia única. Están los de sabor suave, dulce, intenso o picante. En cuanto aroma los hay sutiles, fuertes o especiados. La textura va de cremosos a granulados, tiernos o rugosos. Su color puede ser blanco, amarillo o gris ceniza; con cortezas finas, espesas, quebradizas o con moho. En el ámbito de los quesos, hay muchas posibilidades por conocer y probar. Lúcete en tus próximas reuniones y ofrece a tus invitados una selección y presentación de quesos como todo un conocedor. Estas son las recomendaciones que los expertos del Centro Nacional Interprofesional de Economía de Lácteos (LeCniel) tienen para ti.


Brie

Es uno de los más famosos quesos franceses. Lleva el nombre de la región parisina en la que se prepara. Es pálido, ligero, con corteza blanca y mohosa, sin llegar a ser como el queso azul o Roquefort. Su sabor depende de la leche que se use en su preparación. Se moldea en forma de rueda y se empaca en cajas de madera para facilitar su transporte.

  • Cómo prepararlo 

Sobre pan y galletas o derretido en un omelette. También puede acompañar ensaladas y postres.

  • Para acompañarlo

Con peras, ya que exalta su sabor. Generalmente se utiliza en tartas o strudels.

  • Maridaje perfecto 

Vinos tintos ligeros y afrutados, o vinos blancos frescos.



Comté

Está elaborado con leche de vaca de las razas Montbéliarde y Simmental. Es sutil y balanceado. Es blanco cuando es joven; después de seis meses de maduración su consistencia es firme. El aroma puede variar, da sutiles notas de frutos secos y aroma a mantequilla.

  • Cómo prepararlo  

Es para todo tipo de platos: aperitivo, entrada, plato principal o postre. Puede servirse solo o integrado con otros, preferentemente menos aromáticos para que se potencialice su sabor.

  • Para acompañarlo  

Es ideal para combinar con sabores dulces o salados por su baja acidez. Pastas, ensaladas, fondue o rallado.

  • Maridaje perfecto 

Vino blanco seco, como Cabernet Sauvignon o con una cerveza de trigo.



Mimolette

Es originario de la región francesa Nord-Pas-de-Calais, pero actualmente se puede producir en cualquier lugar de dicho país. Su consistencia depende del tiempo de madurez. No es tan salado y tiene notas de avellana cuando madura. Una vez añejo puede tener sabores ahumados, de tocino o caramelo.

  • Cómo prepararlo  

Ensaladas o aperitivos, panquecitos y galletas. Puedes gratinar camarones o pescados.

  • Para acompañarlo  

Prueba con lomo de cerdo, avellanas, uvas, zanahorias y calabazas.

  • Maridaje perfecto 

Vino de Porto, Chianti o algún licor de frutas como durazno o pera. Destilados como la ginebra y cervezas de maltas tostada



Comembert

De corteza blanca, en ocasiones, puede tener manchas rojas o anaranjadas. Se elabora con leche de vaca de la raza Normande. Por dentro es suave, liso, brilloso y suelen aparecer pequeños agujeros.

  • Cómo prepararlo  

Derritelo en pan tostado, directamente en el horno con hierbas aromáticas y aceite de oliva.

  • Para acompañarlo  

Salsas cremosas, un soufflé o un quiche.  

  • Maridaje perfecto 

Sidra de manzana, cerveza pilsner, champaña, lambrusco o jerez.



Emmental

Se produce principalmente en Gran Bretaña. Cuenta con la presencia de hoyos —también llamados ojos— en su interior, resultado de su fermentación. Es uno de los quesos más difíciles de producir. Su sabor es intenso, no muy salado y semejante al de una nuez. De textura suave y aromas afrutados.

  • Cómo prepararlo 

En un sandwich, hamburguesa, un omelette, o un croissants

  • Para acompañarlo 

Con aguacate, betabel, hongos, vegetales y jamón.

  • Maridaje perfecto 

Chardonnay, Riesling, Merlot o Brandy. También con cerveza de trigo o con lúpulo intenso. Destilados como vodka o tequila.



Azul

Es húmedo y brillante con manchas que van del gris a verde. Desarrolla cavidades gracias a la acción del Penicillium Roqueforti. Es una variedad salada y fuerte.

  • Cómo prepararlo 
    • En ensaladas o con rodajas de manzana; ideal en hamburguesas, pastas hojaldradas y tartas saladas.

      • Para acompañarlo 

      Galletas crujientes, pera, miel o avellanas. Al igual que el Camembert y el Brie, los azules combinan bien con mermeladas.

      • Maridaje perfecto 

      RieslingSauvignon Blanc, o un vino tinto Syrah.



      Bien servidos 

      Si han llegado a tu casa visitas inesperadas o planeas dar una pequeña fiesta y quieres que la ocasión no pase desapercibida para tus invitados, sirve una tabla de quesos como todo un experto.

      Hasta para presentar una sencilla tabla de quesos se necesita tener estilo; y para ello solo debes seguir estas recomendaciones.


      1. Recuerda: Calidad, no cantidad

       •Puedes tener de tres a cinco quesos distintos. Lo ideal es calcular de 70 a 100 gramos de queso por persona en total. 

      • La variedad de estilos de queso es la clave: de cremoso y suave a duro. • En cuanto a frescura y sabor, compra el queso en una tienda cercana a donde será tu evento, pues entre menos tiempo pase expuesto al clima, mejor.


      2. A temperatura ambiente

      • Coloca los quesos en círculo, con suficiente distancia entre sí para que no se toquen, y sean fáciles cortar y servir.

      • Organízalos en el sentido del reloj, del más suave al más complejo. Por ejemplo, Brie, Emmental, Mimolette, Fourme d’Ambert/Brillat-Savarin, Comté, Époisses y Bleu d’Auvergne.


      3. Maridaje con comida

      • Las manzanas o las peras en pedazos finos funcionan con casi todos los quesos. 

      • Higos, moras, pasas doradas y duraznos secos le pueden dar a tu tabla un complemento dulce y exótico.

      • Puedes incluir pasta de membrillo, ate de ciruela o chutney. 

      • Rocía un poco de miel sobre los quesos fuertes, para darles un toque dulce. 

      • Incluye un poco de pan tostado o rebanadas finas de baguette. 


      Debido a la gran variedad de quesos en el mundo, esta tabla se convierte en un gran abanico de posibilidades que puedes explorar a deleite de tu paladar. Conocer las porciones y acompañamientos de los diferentes tipos de quesos puede ser de gran utilidad. 

      Estas sugerencias te dan la oportunidad de tener una mejor presentación y un maridaje perfecto que realce el sabor de los quesos.




      Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.