• Regístrate
Estás leyendo: ABC de la iluminación exterior
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 14:04 Hoy

ABC de la iluminación exterior

Chic Haus

El arquitecto Miguel Ángel Calanchini, especialista en iluminación, nos habla de la creación de ambientes a partir de la luz y el color y comparte las tendencias más relevantes en el tema.
Publicidad
Publicidad

La iluminación emana de un concepto sólido, afirma Miguel Ángel Calanchini, director fundador de 1er [DIA] Diseño en Iluminación Arquitectónica. Así, iluminar un espacio exterior responde a cuestiones de seguridad, en una primera instancia, o a dar a un espacio un uso adicional, pues en estos tiempos hay que sacar el mayor provecho de lo que tenemos. Con una iluminación apropiada es posible tener una sala o incluso un comedor exterior donde se puedan realizar actividades en horario nocturno, además de un área verde contemplable no sólo de día.



El ABC de este tema, explica el arquitecto egresado de la Universidad La Salle, radica en el conocimiento de los diferentes tipos de iluminación que existen y cómo aplicarlos adecuadamente, saber distinguir los recursos que producirán el mejor resultado en cada situación. Por ejemplo:

  • Iluminación general

Se utiliza para espacios de usos múltiples.

  • De acentuación

Permite resaltar un elemento dentro de su contexto, indicándole una jerarquía.

  • Destinada

Para desarrollar tareas, que debe considerar un nivel adecuado y de bajo deslumbramiento.

  • Decorativa

Tiene una dualidad donde el luminario cobra presencia por su peso específico, es una pieza de conversación y agrega una capa de iluminación al ambiente dándole calidez.

  • De cortesía

Permite recorrer espacios de forma segura facilitando la circulación.


Un espacio se proyecta enfocándose en el efecto que se desea obtener antes que en el luminario que lo produce. Una terrible aproximación para resolver un espacio es comenzar con el luminario, ahí radica uno de los principales errores cometidos por inexperiencia, advierte Calanchini. 

Existe una clarísima relación de calidad de iluminación y los luminarios, hay que conocer las características mínimas de confort óptico, deslumbramiento, flexibilidad, entre otros. Otro error es usar una temperatura de color que no favorece al espacio. Además, siempre considera una óptica que tenga bajo deslumbramiento y evita fugas de luz. También hay que rehuir de la iluminación uniforme de espacios, ya que eso indica que su uso no está definido. Por ejemplo, un espacio íntimo debe tener un nivel de iluminación reducido, que resuene con un concepto romántico y delicado.



Las tendencias de iluminación exterior siguen de la mano a las de paisajismo e interiorismo. Una de las más marcadas es el paisajismo natural, es decir, siluetas sin recortes. La iluminación ideal para estos escenarios es oculta y bien dirigida. Otra es el jardín tipo shinrin-yoku, que en japonés significa baño forestal. Esta tendencia permite jugar con iluminación dramática, casi teatral. Luminarios tipo linterna o farol portátil. Usar metáforas visuales como siguiendo una narrativa de un cuento.

"El ambiente determina la forma de iluminar,
el acceso vehicular, un patio principal, una terraza con área de convivencia, un jardín plano o un elaborado paisajismo".

Actualmente, los luminarios cada vez son más accesibles y con las mejores características para conseguir resultados deseados, pero mientras más económicos son los equipos, el riesgo de sobre iluminar es mayor. La flexibilidad de nuevas tecnologías permite iluminar prácticamente cualquier elemento de múltiples formas, las soluciones cada vez más pequeñas permiten resaltar el objetivo, o el elemento focal sin distraer la atención.



Los beneficios y ventajas de las nuevas tecnologías, nos dice Miguel Ángel, hacen que sea fácil exceder los niveles adecuados. La contaminación lumínica es una preocupación real que afecta el balance natural de las criaturas nocturnas, sin embargo el uso racional de la luz exterior cae en la responsabilidad de los usuarios y es importante que los diseñadores faciliten el buen uso. 

Algunas opciones son temporizadores y relojes astronómicos que se ajustan a las necesidades del lugar especifico, encendiéndose al atardecer y programarse para encendidos por tiempo determinado. Igualmente, el uso de sensores de movimiento para alertarnos de presencias indeseables o facilitar que las luces se enciendan al momento que llegamos a casa.

También el uso de materiales de bajo impacto ambiental es una de las tendencias mundiales que ha recibido mejor aceptación. Reducir la huella de carbono, consumir tecnología local, concientizarse de las prácticas laborales y de manejo de deshechos de cada fabricante. Como toda inversión de recursos es necesario tener una visión y conocimiento global con un compromiso real por nuestro medio ambiente, concluye.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.