• Regístrate
Estás leyendo: A las empresas tecnológicas no les importa la ética: ONG
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 18:31 Hoy

A las empresas tecnológicas no les importa la ética: ONG

SETEM se encarga de realizar el Congreso Social de Móviles en Barcelona, donde se presentó un teléfono que respeta la ética y los principios del comercio justo. 

Publicidad
Publicidad

Mientras el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona congrega la flor y nata del sector, varias entidades denuncian el lado oscuro del negocio, al que acusan de despreocuparse de la violación de derechos humanos en las fábricas chinas y las minas congoleñas.

"Detrás de esta industria tan moderna y tan de progreso se esconden temas oscuros como la explotación laboral o minerales manchados de sangre procedentes de zonas en conflicto", denuncia a la AFP Alba Trepat, responsable de campañas de SETEM, la ONG de solidaridad internacional impulsora del Congreso Social de Móviles.

En esta feria alternativa, celebrada a pocas cuadras de la principal feria del sector, también tienen su smartphone estrella: el Fairphone 2, que intenta velar por un proceso de producción ético.

La compañía holandesa que lo produce, creada en 2013, se inspira en los principios del comercio justo pero reconoce que, actualmente, es imposible cumplirlos al 100 por ciento por el gran número de materiales utilizados en la fabricación y la multitud de empresas participantes en la manufactura, muchos de ellos en países emergentes.

"La trazabilidad de los minerales utilizados es muy complicada. La cadena de suministro implica centenares de actores y por cada mineral hay al menos cinco pasos de producción. Asegurar que cada paso es ético es muy difícil", explica a la AFP Daria Koreniushkina, directora de Compromiso Público de Fairphone.

Su marca lo intenta: su primer modelo utilizaba únicamente estaño y tantalio de la República Democrática del Congo (RDC) ajenos al conflicto armado del país, y para su segundo modelo, lanzado en 2015, consiguieron oro extraído en Perú respetando los estándares de comercio justo.

En su fábrica en China, promueven programas sociales para los trabajadores, mejorando la representación de los empleados y publicando periódicamente informes independientes sobre las condiciones laborales.

"No podemos encontrar por arte de magia una fábrica justa en Asia pero un primer paso es ser transparente y tener voluntad de mejora", explica.

Fairphone parece una excepción en el sector de la tecnología móvil, que en 2015 generó 3.1 billones de dólares según el principal consorcio del sector GSMA, organizador del Congreso Mundial de Móviles (MWC).

Según las investigaciones de Electronics Watch, un consorcio internacional participado por SETEM para velar por los derechos en esta industria, en muchas fábricas chinas se superan las 80 horas semanales, con salarios de miseria y una alta exposición a productos cancerígenos.

En 2012, el gigante estadounidense Apple admitió abusos laborales por parte de algunos de sus proveedores después de una ola de suicidios en una planta china del grupo taiwanés Foxconn, suministrador de componentes para iPhone.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.