Cae zafra azucarera en Veracruz

Los productores informaron que tres ingenios dejaron de operar, por lo que lanzaron una alerta para el próximo año. 
Productores catalogan como urgente el rescate económico a cañeros
Productores catalogan como urgente el rescate económico a cañeros (Aristeo Abundis)

Veracruz

Con un desplome histórico de casi un millón de toneladas respecto al año pasado, concluye la zafra azucarera nacional y se advierte que en la siguiente molienda más ingenios podrían dejar de operar, al no contar con abasto suficiente de caña.

Si en esta zafra no trabajaron tres ingenios, para la siguiente pudieran sumarse otros tres, alertó Manuel Enríquez Poy, director técnico de la Asociación de Técnicos Azucareros de México.

Cuestiones climatológicas, pero más económicas, redujo la producción de caña, insumo básico para elaborar azúcar, expuso el ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera.

Este año se tuvieron 6 millones 020 mil toneladas del dulce, frente a los 6 millones 970 mil toneladas de la zafra anterior que fue muy buena.

Irónicamente, ni la caída tan drástica en la producción ha sido suficiente para que el precio del azúcar mejore, debido a que las secretarias de Salud y de Economía se han convertido en los principales “enemigos del sector”.

La primera, Salud, porque a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) culpa al azúcar de todos los males de los mexicanos, cuando los problemas de obesidad en el país surgen hace 20 años, después del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, que permitió la entrada indiscriminada de Alta Fructuosa.

En tanto que la segunda, la Secretaría de Economía, no ha hecho nada por lograr que en el etiquetado de los productos se especifique que el mismo está endulzado con azúcar o con fructosa.

Si los industriales de la comida chatarra abusan del contenido del dulce no es culpa de la industria azucarera, pues de hecho usan más fructuosa que azúcar de caña, que no daña el hígado, ni otros órganos.