Aún viven en el abandono 16 mil familias damnificadas por ‘Manuel’

A un año de la tragedia estas personas no han recibido los apoyos indispensables para recuperar lo que perdieron, revela  informe del Consejo Regional de Comunidades Damnificadas.
El comisario de la Montaña, Moisés Solano Cano.
El comisario de la Montaña, Moisés Solano Cano. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Un año después de la devastación provocada por la tormenta tropical 'Manuel' y el huracán 'Ingrid', al menos 16 mil familias de 185 comunidades ubicadas en 13 municipios de la región Montaña permanecen en el abandono, sin los apoyos indispensables para recuperar lo que perdieron.

Lo anterior es producto de un informe proporcionado por el Consejo Regional de Comunidades Damnificadas por la tormenta tropical 'Manuel', en el contexto del primer año de las precipitaciones de septiembre de 2013.

Moisés Solano Cano, comisario de Tepecocatlán, municipio de Atlamajalcingo del Monte, dio a conocer que dicho pueblo se ha quedado completamente al margen de la entrega de apoyos por parte del estado y la federación, pese a que en tiempo y forma se acreditaron los daños sufridos en materia de vivienda y servicios básicos.

Bruno Arriaga, integrante del consejo de referencia manifestó que en la Montaña se tuvo un recuento de por lo menos 40 muertos, 23 mil personas damnificadas y 16 mil familias con sus viviendas completamente destruidas.

Manifestó que la creciente de ríos y el reblandecimiento de cerros destruyeron huertos, caminos y dejaron varios pueblos en pérdida total.

De acuerdo a la información recabada por el consejo de damnificados, las acciones que ha emprendido el gobierno hasta el momento han sido un fracaso, pues se han manejado de manera deficiente, tardía, discriminatoria y racista.

Expuso que en los casos en que se construye vivienda, el material que se utiliza es de mala calidad, pues las constructoras no trabajan al cien por ciento y en la mayoría de los pueblos inflan los precios.

Mauro Bruno, representante de la Unión de las Peras, señaló que sus conciudadanos todavía viven cerca de los cerros, con manteados y hules para protegerse de la lluvia, lo que contrasta con el anuncio de casas dignas hechas por el gobierno federal.

Denunció que los presidentes municipales de la zona no solo no los han apoyado, en la mayoría de los casos acapararon las despensas, los cobertores y materiales para la reconstrucción de viviendas que les enviaron de manera altruista, pues pretenden utilizarlos políticamente en los comicios del 2015.

En Zontecomapa, municipio de Malinaltepec las aulas de la escuela y las casas de los vecinos siguen cubiertas por tierra, cuando hubo el compromiso de que en un término de dos semanas se reconstruiría todo lo perdido.

Martha Ramírez, vecina de Metlatonoc dijo que muchos puentes siguen en situación de ruinas, lo que confirma que la atención para la Montaña no es la misma que en la Costa Grande y región Centro.

Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Tlachinollán, señaló que hay por lo menos 15 pueblos declarados como inhabitables y que de estos, por lo menos Zontecomapa, Unión de las Peras, Malinaltepec, San Miguel Amoltepec, San Marcos, El Tejocote, El Tepeyac, La Lucerna, El Tepeyac y Tilapa deben reubicarse de manera urgente.

En total, manifestó que se tiene un registro debidamente acreditado de 4 mil 432 daños en viviendas, de las que hasta el momento no se registra un avance importante en materia de reconstrucción.

De las 16 mil familias que ya cumplieron un año en calidad de damnificadas, destacó que por lo menos 10 mil viven prácticamente a la intemperie, lo que refleja la indolencia con la que las autoridades de los tres niveles de gobierno han tratado a la región Montaña.