Los mexicanos siempre dicen soy ateo, pero guadalupanos: Papa

Durante el vuelo hacia México, con una escala en Cuba, el Sumo Pontífice reconoció que tendrá una agenda muy cerrada y que su deseo más grande es ver a la virgen. 

Avión Papal

El Papa Francisco confesó hoy que su deseo más íntimo es detenerse a contemplar la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, a la cual calificó de "misterio" que ningún científico ha podido descifrar.

Durante el saludo que dirigió a los 75 periodistas que forman parte de su comitiva en el avión papal, el jerarca de la Iglesia católica se refirió a la visita que conducirá el próximo sábado 13 de febrero en el santuario del Tepeyac de la Ciudad de México.

"Mi deseo más grande es detenerme ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, este es un misterio que se estudia y se estudia pero no existen explicaciones humanas, incluso el estudio más científico dice que esto es una cosa de Dios", dijo hablando en italiano.

"Esto es lo que hace decir a los mexicanos yo soy ateo pero guadalupano. ¡Algunos mexicanos, no todos son ateos!", aclaró inmediatamente, riendo.

Recibió un sombrero de charro con bordados de su imagen, la de la Virgen de Guadalupe y el mapa de Latinoamérica y que había sido entregado por una familia mexicana.

Se le contó que tanto Juan Pablo II en sus cinco visitas como Benedicto XVI habían recibido un sombrero y Francisco divertido no dudó en ponérselo.

El papa empezó con humor un viaje que aseguró será "muy duro" y con una agenda "muy apretada" y en el que además ha incluido la escala en La Habana para encontrarse con "el hermano Cirilo (Kiril)", el patriarca ortodoxo ruso, en un encuentro "muy querido" por ambos.

A los periodistas les agradeció su trabajo porque el que comenzó hoy es "un viaje cansador y muy intenso", pero "muy deseado" por su "hermano" Cirilo I, por él y también por los mexicanos.

Así se refirió al histórico encuentro que sostendrá este mismo viernes en La Habana con el patriarca de Moscú y líder máximo de la Iglesia ortodoxa rusa, con el cual jamás un Papa se había abrazado.

El papa Francisco citó a Cantinflas -después de que una periodista le regalase algunas de películas del cómico hace unos días- y no dudó en ponerse el sombrero tradicional durante el vuelo que le llevaba a México, para comenzar con humor una visita que aseguró será "muy dura".

"El otro día al comenzar la audiencia vuestra decana mexicana (la corresponsal de Televisa, Valentina Alazraki) me esperaba para entrar en el túnel del tiempo al regalarme las películas de Cantinflas. Y así he entrado en México por la puerta de Cantinflas que hace reír bien", dijo el papa a los 76 periodistas que viajan con él hacia La Habana y después a Ciudad de México, entre ellos Efe.

Francisco acudió a la parte trasera del avión, donde se encuentran los periodistas, tras el desayuno y a ellos les confesó que su deseo más profundo en este viaje es el "detenerse ante la Virgen de Guadalupe".

Aprovechó esta ocasión para despedir y agradecer el trabajo de Alberto Gasbarri, que durante los últimos 37 años se ha ocupado de organizar los viajes pontificios y de dar la bienvenida al monseñor colombiano Mauricio Rueda, que bromeó "no es ni de pasta, ni de tequila sino de tinto (café)".

"Y ahora quiero saludaros", dijo el papa que comenzó como es habitual a recorrer el pasillo del Airbus A330 de Alitalia para detenerse a conversar con cada uno de los periodistas.

Hubo momentos de risas, como cuando un periodista mexicano le entregó un par de zapatillas de deporte para que fuese más cómodo en este viaje, "ya que tendrá que andar mucho".

Otros le regalaron libros para agregar a su biblioteca, pero también una cesta con dulces y hasta una invitación de boda.

También en un sobre cerrado, cartas de niños mexicanos con sus preguntas y esperanzas a lo que Francisco comentó que le encantaban las misivas de los pequeños y recordó como en marzo saldrá un libro con sus respuestas a los mensajes que le envían los críos.

Habló hasta de fútbol al ser felicitado por la última victoria del equipo del que es seguidor, el San Lorenzo de Almagro, por goleada (4-0) al Boca.

"Pero recuerde que lo que a nosotros no nos gusta es el caldo de gallina", dijo el papa bromeando en una referencia a los históricos adversarios del River.

Un periodista colombiano le llevó dos paquetes de tinto y le recordó que en una ocasión le había prometido que si le llevaba café iría a Colombia.

"Si las negociaciones (del Gobierno con las FARC) se afianza y consolidan, yo le prometo que en 2017 voy a Colombia", aseguró Francisco sobre el esperado viaje a este país que se cree podría ser en el primer semestre del año que viene.

"Pero viniste tú y eso es suficiente", le dijo a otra periodista que bromeó sobre qué no le había regalado nada y agregó que el mejor regalo era "el trabajo y la buena voluntad".

Francisco repartió bendiciones, mensajes de ánimo y se hizo "selfies" con quien se lo pidió siempre con una sonrisa.

Pero el momento más llamativo se produjo cuando uno de los periodistas se arrodilló y le limpió los zapatos.

Tras limpiar los zapatos al papa, le regaló el paño y el cepillo. Quizá los regalos que más apreció hoy Francisco.