• Regístrate
Estás leyendo: Violencia e impuesto acaban vida nocturna de Tamaulipas
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 02:44 Hoy

Violencia e impuesto acaban vida nocturna de Tamaulipas

En cuanto a las licencias de alcoholes, los empresarios señalan que tuvieron que solicitar a la Secretaría de Finanzas que los pagos fueran en parcialidades.

Publicidad
Publicidad

Ricardo Hernández

Comercios con servicio de venta de alcohol señalan que es "pesado" pagar la licencia para poder expender las bebidas embriagantes.

El impuesto afecta principalmente a los negocios del rubro de bares, centros nocturnos, misceláneas y también a los restaurantes.

A esto se le añade la cuestión de inseguridad, señalaron cámaras empresariales de Nuevo Laredo y Reynosa.

En Nuevo Laredo, René Molano Molina, presidente de Bares y Cantinas, dijo que aunque la Secretaría de Finanzas del Estado autorizó otorgar a los comercios y expendios el pago en seis parcialidades de la licencia de alcoholes, el precio de la misma aún es elevado.

Expuso que en la ciudad fronteriza existen más de 200 negocios, que presentan problemática en sus finanzas debido a la baja venta en el sector del Centro Histórico, que es donde se encuentran establecidos la mayoría de los negocios.

Molano Molina, dijo que para tal efecto se solicitó al Gobierno del Estado el pago en parcialidades, situación que han aprovechado varios propietarios con la condición que se adhieran a la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en esta ciudad fronteriza.

"Hicimos una petición al secretario de Finanzas y hubo una respuesta positiva, nos están dando facilidades de pagos para la licencia de alcoholes, es decir si nos sale en 29 mil pesos la licencia pagaremos seis mil pesos de aquí hasta agosto", mencionó.

Aseguró que ya se han entregado escritos a diputados locales de diferentes partidos políticos y al propio gobernador de Tamaulipas para que se establezca una tarifa fija de licencia, pero hasta el momento no se ha tenido respuesta favorable.

Argumentó que durante las festividades del "Vive Nuevo Laredo, la Fiesta del Tequila" se incrementó la venta hasta 20 por ciento en los establecimientos del Centro Histórico, generando una gran derrama económica.

Cabe señalar que en la ciudad fronteriza en el 2014 había 850 comercios, cerraron 180 negocios, pero durante el 2015 y en lo que va del 2016, se ha incrementado la apertura considerablemente, hasta llegar a 975 establecimientos que expenden bebidas alcohólicas.

Por su parte, el sector restaurantero considera que las licencias de alcoholes cuyo costo supera los 29 mil, son caras y que se han estado incrementando desde hace más de dos años.

Lisandro Treviño Ruiz, presidente de la Asociación de Empresarios Restauranteros en la ciudad fronteriza, dijo que aunque no se tiene un número de cuántos negocios de comida han cerrado por problemas para pagar la licencia, dijo que sí las han dejado de pagar al menos dos establecimientos.

"Sí han subido un 30 por ciento desde hace dos años para acá, el precio anda entre los 30 mil pesos y es algo que se tiene que pagar, estamos haciendo un cálculo que son alrededor de 4 mil pesos por mes.

La verdad es pesado para pagar pero de lo contrario no podremos vender alcohol".

Treviño Ruiz, mencionó que el Gobierno del Estado les otorgó facilidades de pago, en seis parcialidades por lo que los restauranteros que tienen dificultades financieras aprovechan el programa.

"Sí están dando facilidades, los restauranteros consiguieron para pagar en plazos y hay manera de pagar", explicó.

Aseguró que esperarían a que llegue la próxima administración estatal, para hacer una petición de disminuir el impuesto. En Reynosa, no se han abierto bares y restaurantes con venta de bebidas alcohólicas, toda vez que ya no hay vida nocturna que respalde esa actividad comercial, dijo el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Alfonso de León Fuentes.

Dijo que la situación de inseguridad que se está viviendo en todo Tamaulipas ha provocado que se abran negocios cuya actividad únicamente sea por la mañana y tarde, para no exponer a los ciudadanos a trasladarse en horas de la noche por la ciudad.

"Realmente se han abierto pocos restaurantes, sin vender bebidas alcohólicas y es que en la noche realmente ya no hay el movimiento que se veía en otros años, en la ciudad la vida era de noche y ahorita nos ha afectado demasiado toda la situación que se está viviendo".

Al cuestionarle si el costo de la licencia de alcoholes ha afectado también esta actividad, destacó que en un balance es básicamente el 90 por ciento por la inseguridad y un 10 por ciento por la situación económica.

"De qué sirve que los propietarios de restaurantes renueven sus licencias de alcoholes y traten de obtener una si tenemos un problema muy grave de inseguridad, los restauranteros necesitamos certidumbre para sentirnos confiados y así no importaría pagar lo que fuera".

De León Fuentes destacó que Reynosa no tiene ya turismo local y para traer de fuera hay que crear las condiciones de confianza y tranquilidad de que vendrán a disfrutar como lo hacían hace algunos años. "Se han cerrado negocios, otros se han abierto, pero la vida nocturna se acabó aquí en Reynosa, ha disminuido hasta 80 por ciento en últimas fechas y no se la acabó el costo de una licencia de alcoholes, se la acabó la violencia e inseguridad que vivimos, sin embargo esperamos que esto se componga".

El representante de Canirac en esta localidad dijo que hace tiempo los restauranteros pedían que se eliminara la cuestión de la licencia de alcoholes, que solo se tramitara una carta anuencia, sin embargo desistieron por hacer la petición de mayor seguridad ante la ola de robos que el sector está enfrentando.

El director de Sanidad y Alcoholes en Reynosa, Humberto Munguía González, dijo que de los mil 800 negocios que expenden bebidas embriagantes ya sean bares, casinos o restaurantes en esta ciudad, al menos un 10 por ciento han cerrado sus puertas al público por diversos motivos.

Añadió que en próximo días se dará a conocer el número de establecimientos que pudieran ser clausurados por no estar al corriente con su licencia de alcoholes.

"Sí han cerrado algunos pero no nos daremos cuenta hasta ver quién renovará su licencia, sin embargo andamos con los mismos números del año pasado, en el que se clausuraron al menos 200 bares por no contar con el permiso necesario".

Por su parte, el jefe de la Oficina Fiscal del Estado de Reynosa, Ramiro Cienfuegos Cienfuegos, dio a conocer que de un promedio de mil 200 licencias de alcoholes que tienen registradas, hasta la última semana de febrero sólo han renovado su permiso unos 200 establecimientos, situación que refleja una disminución comparado con el año pasado.

"Va bajo el pago de este rubro, el año pasado hubo más, mas rápido, al mismo periodo del 2015 ya llevábamos un 80 por ciento".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.