Realizan vigilia en apoyo a inmigrantes en San Diego

Los grupos de defensores de derechos humanos pidieron respeto para familias que han llegado para ser procesadas.
El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván, invitó a los laguneros a dar ayuda humanitaria a los migrantes.
Archivo (Milenio Digital-Archivo)

San Diego

Grupos defensores de derechos humanos encabezaron una vigilia la noche del miércoles en apoyo a los menores centroamericanos que han sido trasladados de Texas a California.

Frente a las instalaciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), decenas de personas pidieron respeto para familias de inmigrantes que han llegado a la ciudad para ser procesadas, al asegurar que han llegado al país obligados por la violencia que aqueja a sus ciudades de origen.

Anna Castro, vocera de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en San Diego, enfatizó que se exigirá que se vigilen los derechos de todos ellos, incluyendo asesoría legal.

"Tienen derechos a tener abogados, nosotros creemos en el debido proceso, la justicia, así que ACLU está al pendiente de esta situación, que tratemos a estos niños con compasión y de la manera que nuestras leyes han sido escritas, para proteger a estas personas en lugar de ponerlas en riesgo".

Mientras se llevaba a cabo la vigilia, una niña de siete años, originaria de El Salvador fue liberada en compañía de su madre.

Ambas fueron recibidas por la organización Ángeles de la Frontera, quienes dieron un oso de peluche a la menor que inmediatamente sonrió.

Ni la madre ni la menor hablaron con la prensa, aunque la activista Maribel Solache explicó su situación.

"Es una niña de El Salvador de siete años, viene con su mamá y finalmente llegaron a Estados Unidos. Ambas están muy felices porque están a salvo".

Cerca de 400 inmigrantes centroamericanos están siendo procesados en distintas estaciones de la Patrulla Fronteriza en San Diego.

Posteriormente, quedan a disposición de ICE, dependencia que les fija una fecha para regresar a corte y que su solicitud de asilo sea escuchada.

La llegada de inmigrantes ha desatado una serie de protestas en contra, principalmente en Murrieta, California, pues un sector de la comunidad se opone a que éstos lleguen a este estado.