Investigan por homicidio a maestra en Tamaulipas

En entrevista con MILENIO, el procurador estatal, Ismael Quintanilla, dijo que la omisión de la maestra al no parar el juego de los niños, provocó que Héctor sufriera la lesión por la que falleció.

Ciudad de México

La muerte del menor Héctor Alejandro Méndez Ramírez, quien fue columpiado y lanzado contra una pared por tres compañeros de la secundaria, fue homicidio, afirmó el procurador general de Justicia de Tamaulipas, Ismael Quintanilla Acosta.

"Aquí lamentablemente el niño perdió la vida, se cometió un homicidio, lo cometieron de manera directa los menores de edad (...) pero la obligación de la maestra, al estar en ese lugar, pues era haber intervenido", señaló el procurador.

En entrevista con Azucena Uresti en Milenio Televisión, Quintanilla Acosta explicó que el delito de homicidio puede cometerse por acción u omisión.

"La maestra estaba en el lugar y delante de ella se dieron los hechos, y al parecer no hubo una intervención, no hubo una acción de su parte para impedir que los niños continuaran con este supuesto juego", precisó.

"De alguna forma su omisión fue muy lamentable y provocó que el niño sufriera una lesión que le causó la muerte (...) Esta situación nos lleva a una figura de delito preterintencionado, en el caso del homicidio", apuntó.

El procurador estatal dijo que además que investigan delitos como abandono de personas y encubrimiento, en el caso de la directora y otras autoridades de la escuela que incumplieron el protocolo de seguridad y, en vez de atender al niño, lo enviaron a su casa.

Héctor Alejandro tenía 12 años y cursaba el primer año en la secundaria No. 7. "Eleazar Gómez"; fue balanceado como "columpio" y arrojado contra una pared por cuatro compañeros de su escuela. Permaneció con muerte cerebral desde el 14 de mayo hasta el día 20, cuando falleció.