• Regístrate
Estás leyendo: Viacrucis en busca de parientes y amigos
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 14:39 Hoy

Viacrucis en busca de parientes y amigos

La cifra imprecisa de trabajadores desaparecidos mantiene angustiadas a varias decenas de familias de Coatzacoalcos, que van por los hospitales para localizar hijos, esposos o conocidos.

Publicidad
Publicidad

La búsqueda de trabajadores desaparecidos, que no están en los hospitales de Coatzacoalcos, Veracruz, ni entre los fallecidos, mantiene angustiadas a decenas de familias que van de un lado a otro preguntando por su hijo, esposo o padre.

Desde la tarde del pasado miércoles cientos de personas llegaron hasta los accesos del Complejo Petroquímico Pajaritos buscando a sus seres queridos.

Quienes no los hallaron comenzaron el viacrucis por los hospitales de Pemex, del Seguro Social y de la Secretaría de Salud; checaban las listas escritas a mano que eran pegadas en las entradas de urgencias o en las fachadas de los nosocomios.

Al no encontrar a sus familiares o amigos se trasladaban de nueva cuenta a la zona industrial para exigir información.

Cientos de elementos de la Armada y el Ejército resguardaban los accesos, mientras en el interior de la planta Clorados III funcionarios de los gobiernos federal y estatal recorrían las áreas seguras, ya que hasta anoche, debido a los daños estructurales y la temperatura, no se podía acceder a algunas zonas.

La falta de información, el cansancio, no saber qué ha pasado con sus seres queridos y no tener la certeza de si conservarán su empleo en una planta que el fuego calcinó, provocó connatos de violencia y enfrentamientos entre los ciudadanos con los elementos de seguridad federal.

Poco antes del mediodía, un convoy de camionetas blancas llegó al acceso de Petroquímica Mexicana de Vinilo-Mexichem, en Pajaritos.

La primera camioneta pasó rápidamente entre los que buscaban a sus familiares y los trabajadores de contrato de empresas que laboran para Clorados III.

La segunda unidad, una Suburban, no tuvo tanta suerte y pagó los platos rotos, pues la turba le lanzó piedras, botellas, y con palos y navajas le ponchó llantas, rompió ventanas y a punto estuvo de volcarla cuando los ocupantes decidieron bajar y decirles que se calmaran.

No era un funcionario de Pemex, menos de Mexichem o algún funcionario estatal o federal, sino un integrante de la sección 10 del sindicato petrolero de Minatitlán.

“No sé nada, no soy de aquí, solo iba pasando, aquí está la sección 11 y soy de la 10”, gritaba el dirigente petrolero, quien tuvo que seguir su recorrido a pie ya que el vehículo fue dañado y saqueado.

A otra unidad tipo jeep que esperaba atrás le rompieron el parabrisas y el conductor optó por retroceder y ponerse a salvo.

Supuestamente ahí viajaban elementos del Estado Mayor Presidencial, ya que más tarde el presidente Enrique Peña Nieto recorrería la planta.

Tras estos desmanes, varias personas entraron al área donde el director de Pemex, José Antonio González Anaya, les explicó que darán todo el apoyo para ubicar a sus familiares, pero que aún había una parte de la planta donde no pueden ingresar.

Gran parte de quienes laboran en ese y otros complejos petroquímicos de la zona son eventuales, que con la explosión en Clorados III se quedan temporalmente sin trabajo, ya que reactivar la planta, les han dicho, tomará tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.