Gobierno de Veracruz libera presa Yuribia

Con el uso de la fuerza pública, se lograron abrir las válvulas que habían sido encadenadas y soldadas desde hace más de una semana por ejidatarios de Tatahuicapan.

Veracruz

Con el uso de la fuerza pública, el gobierno del estado liberó la presa Yuribia, cuyas válvulas fueron encadenadas y soldadas desde hace más de una semana por ejidatarios de Tatahuicapan, provocando escasez de agua en Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, cuyos habitantes reciben el líquido de este lugar.

La madrugada de este martes elementos de la policía estatal acompañados por visitadores de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado (CEDH) de Veracruz para atestiguar que no se violara ninguna garantía constitucional, desalojaron a los campesinos que reclamaban que la mayor parte del agua es usada en las ciudades petroleras y solo una mínima parte de ellas les dejan para las actividades del campo.

En comunicado oficial el Gobierno de Veracruz informó que "aplicó la fuerza pública para tomar el control de la presa Yuribia, en la sierra de Tatahuicapan, y desalojó a los ejidatarios que colocaron cadenas sobre las válvulas de la planta potabilizadora para reducir el suministro de agua potable que reciben los habitantes de Coatzacoalcos, Minatitlán y parte de Cosoleacaque".

Los ejidatarios de Tatahuicapan se habían negado a retirar las cadenas colocadas y soldadas sobre las válvulas que suministran agua potable.

Inocente Bautista Luis, presidente del Consejo de Vigilancia en Tatahuicapan, dijo que representantes del gobierno estatal intentaron negociar con ellos pero no aceptaron sus condiciones de reparar primero las fugas en la tubería y tomar el 40 por ciento del agua del río Teziziapan para Coatzacoalcos y el resto para la zona rural.

"Ese fue el acuerdo plasmado el 4 de abril y las autoridades tampoco han cumplido con los pagos pendientes de 6 millones de pesos", de los cuales solo les han depositado 1.5 millones.

Los desalojados advierten que harán nuevas movilizaciones y protestas en las que se incluye posible toma de caminos y carreteras del sur del estado.

El gobierno estatal señala en su comunicado que trataron de negociar con los ejidatarios para que las cadenas fueran retiradas de las válvulas y el suministro de agua potable incrementara para beneficio de los habitantes más afectados, pero el diálogo se rompió entre ambas partes y el Gobierno de Veracruz determinó que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) interviniera para aplicar un operativo de desalojo en las presa Yuribia y restablecer así el servicio de agua.