• Regístrate
Estás leyendo: Veracruz, reencuentro con grandes tesoros históricos
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 02:46 Hoy

Veracruz, reencuentro con grandes tesoros históricos

El puerto jarocho fue cuna de la cultura olmeca, también fue testigo de las primeras embarcaciones que llegaron desde España e incluso presenció el momento histórico en el que México se consolidaba como república.

Publicidad
Publicidad

Más allá de su carnaval y su hermoso puerto, Veracruz regala grandes tesoros históricos.

Esto, sin duda, permite reencontrarse con el pasado y con ello estar frente a frente con los sitios que habitaron personajes como Hernán Cortés, Antonio López de Santa Anna, Benito Juárez, Venustiano Carranza, entre otros.

El puerto de Veracruz reúne historias que atraviesan siglos. Esto porque no solo fue cuna de la cultura olmeca y vio crecer al imperio Azteca bajo el mando de Moctezuma, también fue testigo de las primeras embarcaciones que llegaron desde España e incluso presenció el momento histórico en el que México se consolidaba como república.

Sitios como el Fuerte de San Juan de Ulúa, la Isla de los Sacrificios, el Faro de Venustiano Carranza, el Palacio Municipal, entre otros, dan cuenta de los grandes tesoros históricos de este estado.

El palacio municipal de Veracruz

A unos cuantos metros se encuentra la Plaza Principal y justo al frente se alza imponente el palacio municipal de Veracruz, revestido con arquitectura ecléctica que delata influencias del orden toscano, dórico, jónico y oriental.

El sitio comenzó a construirse en 1609 y concluyó en 1627, aunque años después, en el siglo XVIII se agregó una torre con un reloj, lo cual justifica la mezcla de estilos que entrañan sus muros, explicó el historiador Ricardo Cañas Montalvo.

Actualmente el palacio municipal sigue siendo sede del Cabildo y el alcalde continúa despachando en las oficinas del segundo piso, sin embargo, retrocediendo en el tiempo, el recinto también se utilizaba como cárcel temporal para los reos que eran trasladados al Fuerte de San Juan de Ulúa.

Pese a que el Palacio Municipal ha recibido mantenimiento y restauración con el paso de los años, conserva los detalles y las historias que se gestaron siglos atrás.

La Antigua

A poco más de 40 kilómetros hacia el norte, siguiendo la costa del Golfo de México, se ubica el pueblo de La Antigua, Veracruz, sitio en donde desembarcó la tripulación de Hernán Cortés, según señalan los hallazgos históricos y las leyendas del lugar.

Guías turísticos indican que las embarcaciones llegaron a la costa y siguieron por el río La Antigua, que atraviesa el pequeño poblado.

Aunque no existe total certeza, debido a la falta de documentos históricos, se cree que en La Antigua fue donde se instaló el primer Cabildo y la primera capilla de Latinoamérica en el año de 1523.

La Casa de Cortés

Frente a la plaza principal de este sitio se encuentra La Casa de Cortés que, aunque no era donde el español realmente habitó, sí fue el lugar en donde se asentó varios años para organizar las embarcaciones que regresaban a Europa cargadas de oro y tesoros, motivo por el que La Antigua recibió varios ataques piratas.

La Parroquia

Los lugares históricos en el estado jarocho abundan, y es que hasta el café guarda tradiciones ancestrales, pues no es raro escuchar la frase que dice que “quien no ha ido al Café de la Parroquia no ha ido a Veracruz realmente”.

Dicho establecimiento nació en el año de 1808 y se convirtió en un ícono por su café lechero; la cantidad de personalidades que han cruzado sus puertas es extensa, desde Agustín Lara o Porfirio Díaz, hasta Carlos Salinas de Gortari, entre otros.

Así, con el tradicional golpecito a un costado del vaso de cristal, los meseros aproximan rápidamente la tetera y vierten el café, tal como lo han hecho desde hace más de 200 años... y entonces comprendes que en Veracruz la historia permanece viva, impávida por el paso del tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.