• Regístrate
Estás leyendo: Ventana al Universo: Los Secretos de Mina
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 05:33 Hoy

Ventana al Universo: Los Secretos de Mina

Es un viaje muy corto desde Monterrey y, además de Boca de Potrerillos, el municipio tiene otros lugares de mucho interés, como la famosa Ex Hacienda del Muerto o el Museo Bernabé de las Casas

Publicidad
Publicidad

Hace unos ocho mil años un pueblo se asentó en el hoy municipio de Mina, Nuevo León, pero en ese momento no se dieron cuenta, entretenidos, como venían siguiendo las huellas de un mamut (permítanme comentar que esta alusión a la persecución del mamut es una frase de mi amigo Agustín García Gil, a quien se la leí en una novela que él hacía, y que hasta donde entiendo nunca terminó,esto hace unos 30 años y que siempre me ha parecido genial, y ahora además apropiadísima para lo que les contaré enseguida).

La región donde se asienta Mina era muy rica en manantiales, por lo que fue una especie de oasis enclavado en ese desierto que conocemos por sus alrededores.

Los habitantes de aquel pueblo que llegó ahí, sin duda alguna, eran adoradores del Sol y su cosmovisión los relacionaba con todas las cosas: el cielo, animales, plantas o congéneres, en una sociedad de respeto y sentido común.

Los historiadores dan a veces significados más que complicados a las cosas comunes que la tribu hacía. Los petroglifos, dicen ellos, son representaciones que se relacionan con el culto y respeto a la naturaleza y a fenómenos como la lluvia y el sol, y los ciclos biológicos de plantas y animales, y debían elaborarse como parte de una ceremonia o ritual bajo la tutela del chamán o especialista del grupo para formar un consenso que ningún integrante se atrevería a poner en duda.

La imagen de hoy es una de las miles de rocas grabadas en la Boca de Potrerillos, enclavada entre los cerros de la Zorra y el Antrisco. Un parque que tiene un encanto singular donde la vegetación del desierto envuelve a las grandes rocas que sirvieron de pizarra a estos primeros pobladores del lugar.

Les recomiendo ir a visitarlo, es un viaje muy corto desde Monterrey, y si ya andan por allá, ¡ojo!, porque Mina tiene otros lugares de mucho interés, como la famosa Ex Hacienda del Muerto o el Museo Bernabé de las Casas muy bien montado para presentar la historia de sus orígenes y presentar algunos fósiles de mamut y otras especies que habitaron en la región, como caracoles gigantes terrestres y marítimos, lo que convierte a este municipio en una de las zonas de nuestro país más ricas en patrimonio paleontológico.

Si andan por allá, no se pierdan la comida en el restaurante apodado La Bola, por su cúpula amarilla, en el vecino municipio de Hidalgo.

Agradezco al regidor de Mina, Luis Miguel Barrón, por sus atenciones para presentarme unos lugares que no pensé se podían encontrar a solo 50 kilómetros de Monterrey.


*Les recuerdo que el próximo sábado se llevará a cabo el Primer Maratón Messier de Nuevo León precisamente en la Ex Hacienda del Muerto, allí en Mina, una aventura de astronomía imperdible con una gran organización.

Sus comentarios o preguntas los pueden dirigir a: mexhunter@gmail.com

También pueden visitar mi muro de Facebook: https://www.facebook.com/cesar.quiroga.75685, o en Twitter: @astrocolors.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.