En 25 años se perdió el 87% de vegetación del Pico de Orizaba

El representante de la fundación Salvemos el Pico de Orizaba, Ricardo Rodríguez, indicó que la población de la zona metropolitana de Veracruz está en riesgo de quedarse sin agua en una década.

Veracruz

Incendios forestales, pastoreo, desforestación, cambios de cultivos y tala ilegal llevaron en solo 25 años a la pérdida del 87 por ciento de la vegetación en el Pico de Orizaba, lo que pone en riesgo de que en una décadas más, los habitantes de la zona metropolitana más poblada del estado de Veracruz no tengan agua.

De los glaciares como el Jamapa del Pico del Orizaba llega el agua que es tratada y potabilizada para más de un millón de habitantes de los municipios de Veracruz, Boca del Río y Medellín.

Al no haber retención de agua de lluvias por la pérdida de vegetación, el nivel de los ríos disminuye y es lo que está sucediendo con el Jamapa, de donde se obtiene el agua para la zona, alertó el representante de la fundación Salvemos el Pico de Orizaba, Ricardo Rodríguez Deméneghi.

El ambientalista dijo que el volcán más alto del país tiene únicamente el 13 por ciento de la vegetación y árboles con los que contaba, y lo más grave es que hasta el momento únicamente se están realizando medidas de mitigación para la deforestación pero no medidas a fondo para frenarla y revertirla.

De continuar el actual ritmo de pérdida de la vegetación del sitio, en 10 años la conurbación Veracruz-Boca del Río-Medellín no tendrá agua durante al menos dos meses al año.

Recordó que el Pico de Orizaba es el pulmón del Estado y de donde se obtiene el agua que se usa para la vida diaria.

La pérdida acelerada de vegetación obedece a factores como la tala clandestina  que  grandes empresas realizan usando maquinaria, sin que las autoridades competentes como la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), intervengan.

La dependencia federal sólo cuenta con seis inspectores para todo la entidad veracruzana, por lo que postergan las inspecciones a la zona y cuando las van a realizar lo anuncian, lo que hace que las empresas tomen ese día de descanso.

La producción ganadera mediante pastoreo y la práctica de "roza, tumba y quema" de los campesinos en sus cultivos, propician los cientos de incendios que anualmente se registran en la zona.

En abril de este año se extinguió el cuarto glaciar del volcán que hace 77 año fuera declarado Parque Nacional Pico de Orizaba.

Sobreviven los glaciares  Jamapa y Chichimeco,  cuerpos de agua congelada de los que prácticamente todos los ríos veracruzanos se alimentan.

La fábrica de agua se extingue, pues por las 64 entradas y salidas que tiene el parque nacional, los taladores hacen de las suyas, pese a la vigilancia que realizan elementos policiales, de tal suerte que de las 32 mil hectáreas protegidas en 1937, el 87%  son  de pastizal en la actualidad.

Se quedan con recursos para salvar el Pico de Orizaba

Mercedes Ramírez Jaca, integrante de la misma asociación Salvemos el Pico de Orizaba alertó además que la cuota que cobra el Sistema de Agua y Saneamiento metropolitano de Veracruz, Boca del Río y Medellín a los usuarios, destinado a la reforestación del Pico de Orizaba, no está siendo aplicada.

Ramírez Jaca indicó que desde hace cerca de dos años el organismo de agua que da servicio a los habitantes de esta zona metropolitana no está entregando, menos aplicando, el recursos que aportan los ciudadanos al pagar por el agua. 

De lo que los usuarios pagan por el agua potable, el 1 por ciento está destinado a la reforestación del volcán, sin embargo el SAS se está quedando con el recurso, mientras la pérdida forestal en la montaña continúa.