• Regístrate
Estás leyendo: Vallecillos el pueblo fantasma de Lerdo
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 23:13 Hoy

Vallecillos el pueblo fantasma de Lerdo

La falta de agua, pavimentación y oportunidades educativas, hizo que poco a poco los pobladores abandonaran la localidad.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

Así como el pueblo fantasma de Comala, descrito en el libro Pedro Páramo de Juan Rulfo, así se ve y se siente Vallecillos, localidad de Lerdo en donde hace alrededor de 26 años vivían 45 familias, pero que ahora solamente una se resiste a dejar las tierras que le pertenecen como lo establece el título parcelario o de uso común.

Como testigos de un poblado que en algún tiempo dio esperanza de un paulatino desarrollo, están las casas con techos y paredes derrumbadas, infraestructura eléctrica, lo que una vez fueron el preescolar y primaria Francisco Villa en abandono, aquí llegaron asistir a clases hasta 20 y 30 niños respectivamente, establos sin animales y la iglesia con un cura que acude solamente un 13 de mayo para las fiestas patronales dedicadas a la Virgen de Fátima.

Pese a su ubicación cercana a los ramales del Río Nazas,  la escasez de agua fue la principal razón por la cual muchas familias decidieron buscar otras oportunidades y emigraron a poblados cercanos en donde además aumentaban las oportunidades de desarrollo educativo para sus hijos, en comparación con las que contaban ahí, en donde se tenían que conformar con llegar hasta el nivel primaria.

Vallecillos se ubica a 15 kilómetros desde el entronque de la carretera a Durango, entrando por la Villa de Juan E. García pasando por Salamanca sobre la carretera que conduce a las Grutas del Rosario.

Vialidad que pese a su importancia turística, la pavimentación llega hasta Salamanca y a partir de ahí son 11 kilómetros de terracería para el poblado.

Hace más de dos décadas los habitantes solicitaron a las autoridades la pavimentación del importante camino, nunca les hicieron caso. Así como tampoco a solucionar la principal problemática que fue y sigue siendo, la falta de agua. 

Claudia Galván, junto con su esposo, son los únicos que permanecen por mayor tiempo en la localidad, a donde llegaron desde hace alrededor de 26 años. Con tristeza, nostalgia y un quebranto en la garganta, habla de la forma casi obligada en que las demás familias, sus vecinos y amigos de años tuvieron que emigrar.

Aunque no recuerda el año exacto en que Vallecillos se conformó. Claudia señala que fue hace más de 40 años cuando muchas personas decidieron establecerse, ante la necesidad de contar con un patrimonio.

En esos años, los hombres se dedicaban al cultivo de temporal, maíz y sorgo forrajero, así como también a la extracción mármol, estas actividades durante muchos años fueron el principal sostén de las familias.

Sin embargo, la falta de agua así como de oportunidades para elevar el nivel educativo, poco a poco los obligó a marcharse en busca de un mejor porvenir y aunque algunas familias en ocasiones acuden para ver las condiciones de sus ex viviendas, la mayor parte del tiempo, prevalece el sonido del viento.

En la actualidad Claudia junto con su esposo, no cuentan con agua en el poblado y se ven obligados a abastecerse de Juan E. García o otras norias cercanas, mientras que señaló que el área de Protección Civil tiempo atrás les llevaba pipas con agua, pero al parecer también los ha estado olvidando.

En Vallecillos existe una noria de la cual abastecía a todos los habitantes, sin embargo conforme pasó el tiempo empezaron a resentir la disminución de la extracción, por lo cual las familias solicitaron a las autoridades apoyo para la creación de un nuevo pozo.

 Aunque se realizó el estudio y se había elegido el lugar para la perforación, al finalizar se decidió no crearlo porque detectaron un bajo nivel del recurso hídrico, lo cual causó extrañeza entre los habitantes ante la cercanía con el Río Nazas.

A Salamanca, Juan E. García, León Guzmán, Lerdo y Gómez Palacio, son los principales lugares a donde las familias se han establecido.

Para Claudia, la pavimentación de la carretera que va a uno de los principales lugares turísticos de Lerdo como son las Grutas del Rosario, hubiera sido de gran ayuda en el tiempo en que estaban todas las familias que llegaron, porque hubiera sido más atractivo el paseo y con ello generaría mayor movimiento.

La falta de voluntad de los gobiernos por rescatar la infraestructura, la inversión en proyectos para solventar el problema con la escasez del agua, ha ocasionado que las esperanzas de un posible regreso entre las familias que emigraron, se desvanezca.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.