Tribunal Superior de Justicia respeta decisión en caso de niña triqui

Alfredo Lagunas Rivera, presidente del órgano judicial en Oaxaca, aseguró que la resolución dictada es responsabilidad exclusiva del juzgador.

Oaxaca

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) Alfredo Lagunas Rivera, respetó la determinación asumida por la juez familiar que dictó una resolución "condicionada" para que la niña triqui que fue vendida a un abogado en 40 mil pesos, regresara a tutela de sus padres, a pesar de que hay el riesgo de que la regresen con su comprador.

El magistrado, titular también del Consejo de la Judicatura, aclaró que la resolución dictada es responsabilidad exclusiva del juzgador, advirtiendo que si actuó indebidamente, procede la presentación de algún recurso de apelación para revertir la decisión.

Aunque hasta el momento, -aclaró - no se ha presentado tal impugnación, solo hay el anunció de queja que hará valer la defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), por que se violentó el derecho de la víctima, al no ser escuchada.

Lagunas Rivera, defendiendo a su juez, asumió que la menor triqui fue entregada bajo condicionamiento a los padres que alegaron la tutela de su patria protesta.

"La entrega fue bajo supervisión de la trabajadora social, para que sea sujeto a tratamiento psiquiátrico, y para que radique en Oaxaca y no sea trasladada a la Ciudad de México, donde radica su presunto comprador.

También se exigió en la resolución condicionada que los padres le brinden educación, atención médica y alimentación de calidad".

El magistrado afirmó contrariamente a lo que afirmo el defensor de derechos humanos, que en su versión con traductor ante el juez encargado del caso, que quería regresar con sus papás, argumentando que el caso es muy complejo, y merece su análisis profundo y con calma por que hay muchas aristas.

Sin embargo el titular de la DDHPO Arturo Peimbert, sostiene que la menor exigió ante la fiscalía especial por violencia de género, de la PGJO, llorando que no la regresaran con sus padres, por que sería regresada a su comprador.

"Entiendo que fue así en un inicio, pero tengo conocimiento de que no fue en un plan serio, a lo mejor se dijo sin sustento, y por ello en diligencias ante la juez, y con perito traductor y ministerio público se le pregunta si ella quiere regresar con sus padres y ella contesta que si, y por ello fue que se asumió tal determinación".

Lagunas Rivera afirmó que en el poder judicial hay un respeto superior a los menores y su convivencia con los padres y en este caso hay una excepción que se habla de una presunta venta.

En su opinión la presunta venta de la niña pudo ser una mera especulación, rechazando que haya algún caso de presunta venta de mujeres.

Aunque confió en que en Oaxaca hay usos y costumbres que estilan los compromisos matrimoniales de parejas de su infancia.

La menor triqui en cuestión fue entregada a un abogado del Distrito Federal por sus padres por el pago de una deuda de 40 mil pesos por servicios de protección jurídica ofrecidos, cuando fueron desplazadas de la comunidad de San Juan Copala en el año del 2010.