• Regístrate
Estás leyendo: Usaron combustible robado a ductos de Pemex, para construcción de planta Audi
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 20:11 Hoy

Usaron combustible robado a ductos de Pemex, para construcción de planta Audi

La CTM ordenó a camioneros comprar diesel en puntos estratégicos de Tepeaca y Acatzingo.


1 / 3
Publicidad
Publicidad

El líder en Puebla de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y diputado local por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) Leobardo Soto Martínez fue uno de los principales beneficiados del robo de combustible que ocurre en el oriente de la entidad pues todos los camiones -700 aproximadamente- del gremio que dirige cargaban combustible extraído ilegalmente durante el tiempo en el que surtieron de material de construcción a la armadora alemana Audi en San José Chiapa, reveló un funcionario vinculado a la investigación de ese delito que solicitó el anonimato, dichas versiones fueron sostenidas por policías de esa misma zona y por un edil.

Los señalamientos apuntan a que Leobardo Soto Martínez obtenía un precio preferencial por el combustible de 4 pesos, el cual era vendido posteriormente a los camioneros en 8 pesos.

Desde julio de 2013 que arrancaron las obras de construcción de la planta Audi, los conductores recibían instrucciones para cargar el diésel en puntos determinados con antelación en la región de Acatzingo y Tepeaca. Sólo con complicidades como esta se explica el crecimiento inaudito del robo de combustible en la región de Palmar de Bravo, Quecholac, Tepeaca, Tecamachalco y Acatzingo, principalmente, explica el funcionario consultado.

Un policía de esa misma zona, que por obvias razones solicitó la gracia del anonimato, comentó que el crecimiento exponencial de la extracción del combustible comenzó en esa región a partir del 2011, cuando las alertas de los vecinos comenzaron a hacerse frecuentes provocando la movilización de los cuerpos policiacos en diferentes puntos.

Sin embargo, los momentos de mayor venta de combustible en casas particulares o terrenos bardeados se alcanzó durante el 2014 y 2015, época en la que los camiones de carga de la CTM hacían varios viajes por día a San José Chiapa para la construcción de Audi. Era común ver durante esos años ver a los camiones de carga desviándose a algunos pueblos cercanos a la cabecera municipal de Acatzingo para carga combustible en algún terreno, en la cochera de alguna casa, asegura el uniformado.

Nunca, sostiene, se veía a los camiones cargando combustible en las gasolineras de la zona y todos los choferes ya sabían en dónde debían carga el diésel.

Todo ello, sólo era posible con el consentimiento de los encargados de la CTM y particularmente del diputado local Leobardo Soto, sostiene por otra parte un funcionario de primer nivel de un ayuntamiento, que asegura que una gran cadena de complicidades de autoridades de todo nivel permite que cantidades tan grandes de combustible extraído sean comercializadas sin ningún inconveniente.

De acuerdo con cifras que el mismo Leobardo Soto Martínez ofreció en agosto de 2014, aproximadamente 700 camiones de la CTM trabajaban en la segunda etapa de construcción de la armadora Audi, los cuales realizaban entre 10 y 14 viajes por día. Incluso en aquellas fechas organizó un concurso para premiar a los camioneros que mayor cantidad de viajes realizaban, de acuerdo con una nota publicada por un portal de noticias.

"Son al menos 700 camioneros los que trabajan de manera directa en las acciones de construcción de la segunda etapa y serán premiados aquellos que realicen la mayor cantidad de viajes, el premio se dividirá entre el operador y el propietario de la unidad y no se entregará a no ser que haya un acuerdo mutuo", dijo Leobardo Soto.

El funcionario consultado dijo que tiene conocimiento de parte de personas detenidas por el robo de combustible que la CTM conseguía un precio de 4 pesos por litro de combustible el cual era vendido a los dueños de los camiones en ocho pesos, dejando una ganancia neta de 4 pesos por cada litro. Cabe mencionar que un camión de carga de los denominados torton, llena su tanque de combustible con 80 o hasta 100 litros, dependiendo del modelo.

El señalamiento del funcionario y del policía consultados, fue corroborado con un edil de esa zona que pidió que su nombre no fuera publicado y afirmó que por todos en la región es conocido que los camiones de la CTM que trabajaron para Audi eran abastecidos con combustible robado contando con la indiferencia de las autoridades federales, encargadas directas de la investigación sobre este delito.

LA VIOLENCIA GENERADA POR LA DISPUTA DEL CONTROL

Las fuentes consultadas apuntan que los recientes hechos violentos que incluyen homicidios a plena luz del día y públicamente se registran debido a que hay una fuerte disputa entre pequeños grupos que buscan controlar la mayor cantidad de tomas clandestinas posibles y es que se trata de un negocio sumamente jugoso; la semana pasada este diario a conocer que Pemex estima pérdidas por cerca de mil 200 millones de pesos derivado de la extracción ilegal tan solo en el 2015.

El funcionario consultado comenta que hasta hace un año aproximadamente dos o tres bandas locales mantenían el control de las tomas pero no tenían conflictos en tanto no se invadieran zonas delimitadas por ellos. Salvo en el caso de Palmar de Bravo, donde las disputas entre las bandas rivales llevan por lo menos seis años.

Pero en el caso del resto de los municipios que presentan mayor cantidad de tomas ilegales, como el caso de Acatzingo donde la violencia se ha desatado exponencialmente en las últimas semanas, los ataques están relacionados con un reajuste de las bandas que buscan tomar el control de la extracción de combustible.

El policía consultado confirmó esta versión y señaló que uno de los problemas principales es que personas que anteriormente sólo participaban como ayudantes en la extracción del combustibles, ya fuera cargando los bidones, transportándolos o vendiendo el combustible ahora buscan liderar sus propias bandas ya sea para utilizar las tomas clandestinas que ya existen y no han sido detectadas o para hacer nuevas tomas. Lo grave es que ya tienen acceso a armas de grueso calibre y a vehículos robados que hacen que la violencia sea cada vez más agresiva.

Lo dicho tanto por el funcionario vinculado a las investigaciones del problemas como por el policía coincide plenamente con lo declarado el pasado 6 de julio por el diputado local Ignacio Mier Bañuelos que asegura que de acuerdo con los reportes con los que cuenta existen aproximadamente 15 bandas dedicadas a este delito.

“Se dividieron, antes eran encargados de un área y ahora ya son jefes, ya hay 15 bandas operando del corredor de Palmar de Bravo, Esperanza, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo hasta San Matías Tlalancaleca”, dijo el diputado.

MENSAJES

Tal como ocurre en la disputas que ocurren en diferentes partes del país entre bandas dedicadas al narcotráfico, ahora entre las dedicadas a la extracción y venta de combustible robada, las bandas han comenzado a dejarse mensajes que van desde la construcción de falsas tumbas al costado de las tomas clandestinas, con hojas en los que se dejan textos amenazando a sus rivales, hasta quemar autos, y en algunos casos prender fuego a personas dentro de vehículos, tal es el caso de la persona que fue hallada el pasado 22 de junio en la capital poblana cuando fue hallado un cadáver dentro de un vehículo Jetta que fue calcinado en un parque de Xonacatepec.

Más recientemente, el pasado 3 de junio en el municipio de Acatzingo, en la junta auxiliar de San Sebastián Villanueva, los cuerpos de dos jóvenes fueron hallados dentro de una camioneta de carga que también había sido calcinada. En este caso, lo familiares de las víctimas sostienen que éstas nos están relacionadas de ninguna forma con el delito en cuestión.

El peligro es que el fenómeno que han producido las bandas delictivas en esta región se expande entre los jóvenes, explica el policía consultado, pues en esta zona hay muchos adolescentes sin instrucción escolar que se ven tentados a ingresar al lucrativo negocio pues ven en ello la oportunidad de conseguir un teléfono celular de moda, acudir a bares y prostíbulos y en algunos casos adquirir vehículos.

El funcionario coincide con lo dicho por el uniformado pues asegura que entre los vecinos saben quiénes son aquellos que participan en alguna parte del proceso de la extracción, conservación y venta de lo combustible pero no denuncian y en algunos casos hasta los protegen porque obtienen una pequeña parte del botín con un bote con 50 o 100 litros de combustible. Dijo que tanto autoridades federales como estatales han presenciado cuando llegan a clausurar tomas clandestinas como grupos de vecinos se reúnen alrededor de estas para obtener un poco de combustible.

En otros casos, las personas no denuncian por temor a las represalias de que son objeto por parte de los delincuentes que algunos casos son sus vecinos o conocidos. Sólo hasta que ocurren tragedias como la del parque de béisbol de Acatzingo, en el que 4 personas murieron y más de 10 resultaron lesionadas se comienza a cobrar conciencia de la gravedad de lo que está ocurriendo en la región.

Muchos, asegura el funcionario, no están enterados de lo que pasó en San Martín hace unos años (cuando una fuga de combustible provocada por una toma clandestina causó una gran explosión que dejó como saldo la muerte de 29 personas, más de 50 heridos y varias decenas de casas dañadas por completo) pero hasta entonces se va a entender que esto que estamos viviendo es muy peligroso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.