• Regístrate
Estás leyendo: Universidad de Nayarit apoyará investigaciones
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 09:02 Hoy

Universidad de Nayarit apoyará investigaciones

Entre las irregularidades están gastos de viáticos y retenciones sin pagos de pensión alimenticia, así como montos pendientes de ingresar en la SHCP.

Publicidad
Publicidad

Gastos en viáticos, retenciones sin pagos de pensión alimenticia, ni compensaciones por trabajos especiales, transferencias electrónicas millonarias a trabajadores, retenciones pendientes de ingresar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al Infonavit e inconsistencias en comprobación de datos financieros, son parte del desvío de recursos por 580 millones de pesos derivado de la auditoría a la Cuenta Pública 2015 de la Universidad Autónoma de Nayarit, por parte del Órgano de Fiscalización Superior.

Por ello, el rector Jorge Ignacio Peña González se comprometió a investigar y ayudar a las autoridades hasta llegar a las últimas consecuencias: “No habrá impunidad y no se encubrirá a nadie”, subrayó.

En la auditoría, que consta de 116 hojas, se desprende que en la revisión de retenciones por concepto de pensión alimenticia, que se realizaron pagos sin comprobar que los beneficiarios hayan recibido recursos por 791 mil 675 pesos.

Indica la auditoría que en la cuenta de viáticos se afectó el presupuesto de la universidad por 332 mil 890 pesos, sin anexar oficios de comisión y ni comprobación de gastos.

Además, se encuentra que entre las transferencias que involucran a los trabajadores con una suma de 333 millones de pesos, existen diez pólizas, como la 01-D-887 del 14 septiembre de 2015, como anticipo a proveedores conservación de edificios no inscrita en el padrón de la casa de estudios, y con número de plaza 35120, por una cantidad de 27 millones 500 mil pesos.

Asimismo, en la póliza 01-I-132 se documenta la transferencia electrónica al trabajador con plaza 18950, con cargo de vigilante, a través de Banamex con número de cuenta con terminación 6252, efectuada en junio 2015, por 10 millones de pesos.

El auditor general del Órgano de Fiscalización Superior, Roy Rubio Salazar, indicó que 333 millones de pesos están detectados a través de transferencias electrónicas a dos empleados con categoría de vigilante en el campus universitario; “aún quedan pendientes de detectar el presunto desvío de recursos de 247 millones de pesos, del total de los 580 millones de pesos que suman el quebranto financiero de la UAN”.

En el rubro de compensación por trabajos especiales, con un importe de 37 mil 868 pesos, se observa que la persona que recibe el pago no forma parte del personal de la universidad.

Ante lo que consideran la peor crisis financiera de la casa de estudios que aglutina a 18 mil 900 educandos en los 20 municipios de nivel medio y superior, el rector Jorge Ignacio Peña González dijo que en la Cuenta Pública 2015 fueron auditados 865 millones de pesos, de los cuales se pudo aclarar lo correspondiente a 280 millones, por lo que se presumen inconsistencias en el manejo financiero de 584 millones.

“De éstos, el monto más importante observado es el de retenciones pendientes de enterar al Sistema de Administración Tributaria, por casi 242 millones de pesos”.

Contrastando lo declarado por el Órgano de Fiscalización sobre las transferencias de 333 millones de pesos a dos trabajadores con categoría de vigilantes, el rector señaló que solamente a uno de ellos se le transfirieron 185 millones de pesos.

“Tan solo estos dos montos con inconsistencias representan 427 millones de pesos, 73 por ciento del que se presume un daño a la hacienda pública”, agregó Peña González.

El rector se comprometió a investigar y ayudar a las autoridades competentes: “No habrá impunidad y no se encubrirá a nadie”, subrayó.

“He girado instrucción al secretario de Finanzas para que presente y haga público un informe detallado del origen del flujo de recursos financieros recibidos y el destino de los mismos durante el periodo junio-noviembre de 2016”, indicó.

TRABAJADORES SIGUEN ACTIVOS

No cuentan con automóviles de lujo, ni residencias en zonas exclusivas de Tepic, sus viviendas fueron adquiridas a través de crédito Infonavit, continúan laborando como cualquier otro empleado, perciben un salario de 12 mil pesos mensuales, pero Ernesto Robles Delgado y Miguel Ángel Perales Covarrubias están implicados en el desvío de recursos por 333 millones de pesos.

La auditoría del Órgano de Fiscalización reveló que a Robles Delgado le fueron transferidos electrónicamente 323 millones 452 mil pesos a una cuenta a su nombre en el Banco Santander, y a Perales Covarrubias 10 millones de pesos en una sola exhibición.

El secretario general del Sindicato de Empleados y Trabajadores, Luis Manuel Hernández, asegura que los dos empleados se declaran ignorantes del tema y desconocen esas cantidades de dinero.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.