• Regístrate
Estás leyendo: Una vida dedicada al bien desde el sacerdocio
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 15:02 Hoy

Una vida dedicada al bien desde el sacerdocio

Gerardo Zatarain tiene 35 años ejerciendo su labor con sencillez y simpatía. Inició como capellán del equipo Santos Laguna, cuando los Guerreros jugaban en la segunda división.

Publicidad
Publicidad

Al terminar misa de 12, el sacerdote Gerardo Zatarain se desabotona la sotana y muestra con orgullo su playera del Santos.

Fue capellán del equipo cuando los guerreros jugaban en la segunda división, se acuerda de esos años 80 y dice: "nomás comenzaron a ganar y ya no me llamaron, los gachos".[OBJECT]

Con esa sencillez y simpatía ha ejercido el sacerdocio durante 35 años, desde el 22 de agosto de 1981 en que fue ordenado en la catedral del Carmen, por don Fernando Romo Gutiérrez.

No da sermones convencionales, no baja la voz para dirigirse a los feligreses, sonríe siempre, lleva muchos años oficiando misas en colegios como Los Ángeles, La Salle, Miguel Ángel o Carlos Pereyra.

Les dice robateros a los muchachos que reprueban y defraudan a sus padres, ameniza las reuniones con su canto y su guitarra, en los años 90 llegaba en motocicleta a dar misa en la hoy Universidad La Salle y es, sobre todo, gente del pueblo.

Gerardo Zatarain nació en lo colonia La Libertad, en el sector de San Joaquín, estudió quinto y sexto año de primaria en el pre seminario de Lagos de Moreno, Jalisco.

Luego fue alumno de secundaria y preparatoria en el Seminario Santa María Reyna de Gómez Palacio, más tarde estudió filosofía en el Seminario de Ciudad Juárez, Chihuahua y teología en el Seminario de la capital del Estado.

Después de su ordenación, fue párroco de la iglesia de Jesús de Nazareth, en la colonia Las Alamedas de Torreón, donde construyó el templo con la ayuda de los vecinos.

En Jesús de Nazareth, invitaba a los feligreses a echarle una porra a Papá Dios, luego a Mamá, la Virgen María, usaba el cabello largo y ya amenizaba las reuniones con su voz y su guitarra.

Desde entonces no refiere acciones como las misas que daba en los parques, las casas, los patios del rumbo para invitar a los muchachos para que se portaran bien, o el rito para salvar a un grupo de jóvenes de Ciudad Lerdo, que buscaron el suicidio en los años 90.

El padre Zatarain es amigo de sus feligreses que lo siguen de parroquia en parroquia, primero en Jesús de Nazareth, luego en su propio barrio: San Joaquín, donde fue párroco de San Juan Bautista (San Juanito) por casi 20 años.[OBJECT]

Más tarde en la Catedral del Carmen por 4 años y ahora en San José y durante 31 de los 35 años de sacerdocio lo ha acompañado su hermana Tere, como secretaria de la parroquia.

Ejerce su oficio con humildad y muchas sonrisas, fue, dice, el seminarista más feliz de todos, agradece la amistad de su gente y sigue siendo barrio.

JFR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.