A un año de ‘Odila’, BCS al 100 % de sus capacidades

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes jugó un papel decisivo en las operaciones de ayuda y reconstrucción, tras el paso del meteoro. 

Ciudad de México

Las afectaciones provocadas por el huracán 'Odila', a la infraestructura de Baja California Sur, puso a prueba nuevamente la capacidad de reacción del aparato de auxilio, apoyo y emergencias de nuestra nación. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes jugó un papel decisivo en las operaciones de ayuda y reconstrucción.

Este fenómeno natural registrado entre el 14 y el 15 de septiembre, azotó los cinco municipios de Baja California Sur, por lo que de inmediato se trabajó en restablecer las condiciones normales de operatividad de la red carretera federal afectada y los servicios de telecomunicaciones, principalmente.

PUENTE AÉREO

El gobierno federal de inmediato puso en operación un puente aéreo para evacuar a los turistas que quedaron varados. Con la coordinación de las secretarías de Gobernación, Defensa Nacional, Marina, Turismo y Comunicaciones y Transportes, se estableció el puente aéreo, con aviones de las Fuerzas Armadas y de líneas aéreas comerciales, las cuales enviaban a los turistas desde los aeropuertos de Los Cabos y La Paz a ciudades como Guadalajara, Tijuana, Toluca, Mazatlán, Los Mochis y Distrito Federal.

Por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, personal de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), y de SECTUR coordinaron la salida de paseantes nacionales y extranjeros.

Las terminales aéreas de San José del Cabo y Cabo San Lucas, quedaron rehabilitadas el 3 de octubre, cinco días antes de lo programado, ese día la terminal aeroportuaria comenzó de manera regular la totalidad de los vuelos de llegada y salida.

El 22 de septiembre de ese año, se reportó el rescate de casi 27 mil turistas a través del puente aéreo, en 236 vuelos: 92 de las fuerzas armadas y 144 de líneas aéreas comerciales.

TELECOMUNICACIONES


Las afectaciones al sistema de comunicaciones, por daños a postes y cableado, fueron solventadas en tiempo mínimo, ya que se colaboró muy de cerca con las empresas del rubro para reducir los efectos y mantener comunicada a la ciudadanía.

En la parte norte del estado los servicios de voz y datos quedaron completamente restablecidos hacia el final del mes de septiembre. Las empresas de telefonía móvil restablecieron sus servicios mediante radio-bases, las cuales trabajan con plantas de generación de energía portátiles, en tanto se normalizaba el servicio eléctrico.

Otras empresas de este rubro conectadas con fibra óptica, paulatinamente fueron recobrando su capacidad de operación, mejorando día a día hasta lograr su total restablecimiento. Durante la contingencia y a unas horas del paso del meteoro, todas las casetas telefónicas públicas del estado, ofrecían ya servicio local y nacional gratuito.

Asimismo, se consiguió que el 9 de octubre, seis días antes de lo programado, la telefonía y todos los servicios de telecomunicaciones funcionaran al 100 por ciento en todo el estado.

CARRETERAS

La SCT puso en marcha un operativo específico para la recuperación de la movilidad y la conectividad terrestre, que permitiera el libre tránsito de personas, vehículos, mercancías y bienes, además de permitir el flujo de la ayuda humanitaria y de reparación de servicios en toda el área afectada.

A un año de esta emergencia, se han rehabilitado provisionalmente ya seis carreteras, un ramal y diez puentes. La afectación más significativa fue la del puente Caduaño. Su reconstrucción se realizó en tiempo récord de tres meses. Ahora cuenta con mejores especificaciones, mayor cimentación y más altura para brindar más seguridad para sus usuarios.

Se localiza en el kilómetro 64+800 de la carretera Cabo San Lucas-La Paz, tiene una longitud de 115.95 metros y se invirtieron 66 millones de pesos, el cual beneficia a 238 mil 837 habitantes y recupera la actividad económica de esa región.

Adicionalmente se restituyó el señalamiento vertical bajo y elevado en la red carretera de ese estado y todas estas afectaciones quedaron solventadas en pocas semanas, de manera que al final del año 2014, la operatividad de la red carretera en la península de Baja California Sur quedó restablecida y en condiciones de utilizarse al 100, no obstante que en el mediano plazo deberán realizarse nuevas obras de reconstrucción definitiva.

En las acciones de atención a la emergencia por 'Odila', participaron más de 20 mil servidores públicos de diferentes dependencias federales, estatales y municipales, que se ocuparon de la emergencia y lograron en alrededor de 60 días restablecer el aforo turístico.

En el estado de Baja California, hasta el 30 de diciembre de 2014, el Programa de Empleo Temporal (PET), ejerció casi 34 millones de pesos, con los cuales se generaron 429 mil 655 jornales, en beneficio de seis mil 509 personas de cinco municipios.