• Regístrate
Estás leyendo: Turistas extranjeros pagarán impuesto extra en BCS
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 10:41 Hoy

Turistas extranjeros pagarán impuesto extra en BCS

El gobernador Carlos Mendoza implementó un gravamen de 350 pesos que aplica a los visitantes de otros países, para tener más recursos en estos tiempos de crisis.

Publicidad
Publicidad

José Antonio Belmont

En Baja California Sur ser turista extranjero costará 350 pesos. Incluso no hay que serlo para pagar: el gobierno local cobrará de todos modos si llegan de otro país y pasan más de un día en el estado.

No es una medida de México contra las amenazas de Donald Trump, se trata de un nuevo impuesto que se le ocurrió aplicar al gobernador panista Carlos Mendoza para ingresar más recursos en estos tiempos de crisis.

Será la primera vez en México que una entidad cobre por este concepto; sin embargo, todavía no sabe cómo lo hará, sus opositores aseguran que tampoco se sabe en qué se gastará.

Lo que el gobierno de Baja California Sur sí sabe es que se recabarán hasta 525 millones de pesos anualmente por este nuevo impuesto que llama “aprovechamiento”.

En la administración panista justifican la creación de este gravamen argumentando un rezago social en diversos municipios, principalmente en Los Cabos, donde, aseguran, es dispar el crecimiento económico en los desarrollos turísticos con la calidad de vida de sus habitantes.

“Tenemos colonias, como les llamo yo, cartolandia, dentro del área de Los Cabos. Casas de cartón, sin drenaje, sin agua, y esa realidad es la que también se vive ahí, y no es porque no se hagan las cosas, simplemente el presupuesto queda muy rezagado conforme va el crecimiento de la zona”, dice Alejandro Blanco, diputado local panista.

El legislador también es integrante de la Asociación de Hoteleros del estado y propietario del Hotel California, uno de los más emblemáticos de la región, en el poblado de Todos Santos.

Durante la votación en el Congreso local de esta iniciativa propuesta por el gobernador, Blanco se abstuvo porque, dice, el Ejecutivo estatal no consensuó con el gremio, aunque coincide en la necesidad de contar con un ingreso extra para la entidad.

“En cinco años vivirán 300 mil personas más en Los Cabos y el mismo presupuesto no será suficiente para los servicios básicos”, explica.

La principal oposición al nuevo impuesto es de este sector: un grupo de 50 hoteleros de Los Cabos —principal destino turístico de la entidad— ya se ha amparado para que el gravamen no se aplique a través de sus negocios.

Los 21 integrantes que completan la asociación también están en vía de ampararse, aseguró Enrique Turcott, presidente de los hoteleros.

El sector está de acuerdo con que se necesita un ingreso extra, aclara; sin embargo, “no creemos que sea la mejor forma de captarlo. Los huéspedes se sienten, no solamente centaveados, o sea, que le estamos tratando de sacar cualquier pesito por algún lado, sino que al mismo tiempo se sienten discriminados, porque es un impuesto discriminatorio en el que le cobras a un determinado sector, y no le cobras al turismo nacional”, dice.

“Esto lo tienes que amarrar forzosamente con el efecto Trump, que es una gran interrogante de qué es lo que va a pasar, cuáles van a ser sus recomendaciones hacia sus ciudadanos de viajar o no fuera del país. Este impuesto adicional puede ser una herramienta más que nos perjudique”, enfatiza.

Setenta por ciento de los turistas extranjeros provienen de Estados Unidos y Canadá. El resto de Sudamérica y Europa.

Además, en el estado 70 por ciento de los habitantes depende del turismo. De ese total 80 por ciento vive en Los Cabos. El año pasado se tuvo una ocupación hotelera de 70 por ciento con una tarifa promedio de 250 dólares, pues se recibieron 1.8 millones de turistas. En 2015 rompieron récord con 2.1 millones de visitantes, según cifras de la Asociación de Hoteles de Los Cabos.

El gobierno panista y diputados locales coinciden en que este nuevo impuesto no afectará el flujo de turistas de otros países a Baja California Sur, pues aseguran que fue la mejor forma de ingresar más recursos sin afectar a la ciudadanía.

“En las mediciones que tenemos pensamos que no va a haber una afectación ni va a impactar en la llegada de turistas a nuestro estado. Debo decirlo: ahora, en esta circunstancia, difícil que vamos a enfrentar en materia económica, pues me siento más convencido de que fue una medida correcta”, subraya el mandatario estatal.

“No creo que por eso se vayan a asustar los turistas, por 15, 16 dólares, cuando eso lo gastan en los chicles, por decirlo de alguna manera. El visitante que viene aquí, en 80, 90 por ciento es gran turismo”, consideró Camilo Torres, diputado local del PT.

A pesar de lo que piensan el gobernador y los diputados locales, los hoteleros y una decena de turistas extranjeros consultados creen lo contrario:

“Total y absolutamente convencidos que va a afectar”, dice el presidente de los hoteleros.

“Aquí es una ciudad tan bonita que ustedes tienen, un balneario tan rico, y creo que si van a empezar a cobrar, será un poco de problema para los turistas, principalmente los estadunidenses. Probablemente sí pensaría dos veces en venir”, afirmó Rosanna Cnopf, visitante de Brasil.

Con información de: Margarita Rojas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.