Triunfo de México causa euforia en Oaxaca

Ni la lluvia pertinaz, ni el tráfico fueron obstáculo para que los oaxaqueños salieran a la fuente de las "8 Regiones" a festejar con los gritos de ¡Putooo! Y ¡Olé!
Niños, jóvenes adolescentes, y hasta personas de la tercera edad se sumaron al festejo, con banderas y ataviados con camisetas de la Selección Mexicana en la fuente de las 8 Regiones.
Niños, jóvenes adolescentes, y hasta personas de la tercera edad se sumaron al festejo, con banderas y ataviados con camisetas de la Selección Mexicana en la fuente de las 8 Regiones. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

La algarabía de la afición futbolera por el pase de la selección mexicana a octavos de final en la copa del mundo que se desarrolla en Brasil, causo que cientos de oaxaqueños salieran a las calles a festejar.

Los grupos de fanáticos se congregaron en la llamada fuente de las "8 regiones" que se localiza en la zona norte de la capital oaxaqueña, que es un escenario de múltiples manifestaciones, pero esta vez por ser un día especial, fue el lugar donde los oaxaqueños se reunieron a festejar el triunfo de 3 a 1 de México sobre el equipo de Croacia.

Ni la lluvia pertinaz, ni el tráfico, ni la hora impidieron a muchos expresar su felicidad por ver un triunfo mexicano en el extranjero.

El grito "¡Putooo!", se escucho a coro entre los asistentes lo mismos que el "¡Olé, oleeee, olee!"

Niños, jóvenes adolescentes, y hasta personas de la tercera edad se sumaron al festejo, todos cargando una bandera nacional o ataviados con una camisa verde.

Bailes, gritos y porras no se dejaron de escuchar desde que concluyó el partido, entre los asistentes que abarrotaron el monumento.

En sus automóviles, caminado y otros en bicicletas y motos también dieron vueltas al hemiciclo como una demostración de felicidad.

El lugar tuvo un resguardo discreto de los cuerpos de seguridad locales que mantuvieron una vigilancia para evitar actos vandálicos o delictivos en la zona.

Horas antes en bares, restaurantes y café se congregaron cientos a observar el desarrollo del cotejo.

¡Haaaa! se escucho lo mismo por cada acercamiento rival que por cada llegada de la escuadra tricolor al marco rival.

Todos los asistentes olvidaban sus fobias y filia y en una ambiente de gran camaradería intercambiaban puntos de vista del juego.

Hasta que cayeron los goles ansiados que se desato la histeria colectiva.

Por al menos unas horas la actividad productiva se detuvo en la capital oaxaqueña, una catarsis necesaria a la constante movilidad social de sus grupos de presión.

...¿Qué pase ahí?, se puede pasar, pregunto un automovilista a un policía de tránsito

¿Es acaso un bloqueo una marcha de la sección 22?

No respondió, -el uniformado – "se trata de un festejo de la gente por el triunfo de México. ¡Ganamos!...."