Se ampara presunto comprador de niña triqui

Basilio Ramírez acudió a la Procuraduría de Justicia del Estado de Oaxaca con sus abogados para evitar ser detenido. 
María Juana Santiago y  Margarito Cruz Aguilar, padres de la niña triqui.
María Juana Santiago y Margarito Cruz Aguilar, padres de la niña triqui buscan ver a su hija.

Oaxaca

Basilio Ramírez, el presunto sujeto que compró en 40 mil pesos a una niña triqui, por el pago de una deuda por la prestación de servicios jurídicos,- mismo que se dice inocente y calumniada por la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO)-, acudió ante la Procuraduría de Justicia (PGJO) para intervenir la averiguación previa que existe en su contra por los delitos de trata de persona, corrupción de menores y robo de infante.

El presunto implicado se apersonó con su equipo jurídico portando un amparo dictado por un juez federal para evitar ser detenido por la policía oaxaqueña.

En tanto, los padres María Juana Santiago y Margarito Cruz Aguilar presentaron una carta al juzgado familiar para poder acercarse a la menor, quien se encuentra bajo protección de medias cautelares en el albergue del DIF estatal.

Asimismo los tutores negaron haber vendido a su propia hija argumentando que esta versión fue fabricada para lograr una solución definitiva al conflicto por los desplazados de la comunidad indígena de San Juan Copala.

Ambos tutores aceptaron conocer a Basilio Ramírez,- el presunto comprador de la menor-, con quien alegan no tener ninguna deuda por ningún servicio prestado.

"Al señor Basilio si lo conocemos, por ser parte del movimiento de desplazados que encabeza Lorena Merino, pero negamos que hayamos establecido un contrato de compraventa por nuestra hija.

El señor es secretario de nuestro movimiento y consideramos que es una persona correcta y "honesta".

Acusaron por otra parte a los dirigentes de otro grupo de desplazados, Mariana Flores y Braulio Hernández de estar detrás de esta campaña de "difamación".

El abogado-traductor de los padres de la menor identificada como Noemí Cruz, Virgilio Ramírez García, informó que toda la acusación se originó "porque Basilio no quiso recibir dinero ni una casa de parte de Arturo Peimbert Calvo, actual titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca para que desistiera de su protesta".

Indicó que la Defensoría junto con los otros dirigentes de Copala solo buscan desactivar la manifestación para obtener prebendas de parte del gobierno.

Aseguró que Noemí se encuentra en la Casa Hogar del DIF estatal para recibir atención psicológica por anuencia de sus padres, quienes son los poseedores de la patria protestad de la víctima.

A su vez, organizaciones de derechos humanos de Latinoamérica, así como de los Estados Unidos y Canadá, enviaron cartas de apoyo a favor de la protección de la menor triqui que fue vendida por sus padres y anunciaron el inicio de una cruzada internacional a favor de la defensa de la mujer y en contra de la venta de niñas y mujeres.