Trasladan a santuario de EU a felinos rescatados en México

A bordo de dos aviones de la Marina, ocho leones, dos linces, un puma y un coyote fueron llevados a "The Wild Animal Sanctuary", en Denver, Colorado, donde vivirán.

Ciudad de México

Ocho leones africanos, dos linces, un puma y un coyote que fueron rescatados del abandono o maltrato fueron trasladados a un santuario en Estados Unidos a bordo de dos aviones de la Marina.

"Cancán", un coyote de 12 años, que era usado en actos de brujería y "Zimba", un león africano encontrado con lesiones en las patas delanteras y temor a estar en lugares abiertos, así como el resto de estos animales, vivirán en el santuario animal en Keenesburg, Colorado.

En esas montañas "tendrán las condiciones idóneas que debieron haber tenido siempre", dijo antes de su partida en el hangar de la Marina Armada del aeropuerto de la Ciudad de México, Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales.

Agregó que esta es la primera vez que la Marina participa en el traslado de animales. "Esto nos permite que los animales vayan en condiciones óptimas", dijo.

Según Millán, los leones, linces y el puma fueron recuperados de domicilios privados, zoológicos y circos, donde regularmente eran maltratados. El coyote había sido utilizado en ceremonias de brujería.

El funcionario dijo que aún restan nueve tigres en ser transferidos al santuario, donde los animales podrán estar relativamente libres.

Los 12 animales, que viajaron hoy en un avión militar hacia Colorado, son parte de los 22 felinos que las autoridades tienen planeado enviar a Estados Unidos.

Los animales maltratados, rescatados entre 2012 y 2015, recibieron atención especializada para su recuperación en el Bioparque de Pachuca, de donde fueron llevados en jaulas metálicas y de madera hasta el hangar de la Marina Armada para embarcarse rumbo al "The Wild Animal Sanctuary" de Denver.

Esta es la segunda ocasión en este año que las autoridades ambientales mexicanas envían animales maltratados al santuario de Keenesburg.

México promulgó recientemente una ley que prohíbe los espectáculos con animales, lo que hace pensar que se podría incrementar el número de ejemplares abandonados o dejados en malas condiciones.

Dueños de circos han dicho que tras la prohibición no podrán mantener a los animales.