Llevan a ex edil de Teloloapan al DF para atención médica

Ubaldo Salgado Mojica, recibió un par de balazos en el tórax cuando se encontraba en una peluquería del centro de la ciudad por un desconocido.

Chilpancingo

El ex presidente municipal de Teloloapan, Ubaldo Salgado Mojica fue trasladado a la Ciudad de México para su atención médica, luego de que recibiera un par de balazos en el tórax en la jornada del lunes 4 de agosto.

El actual jefe de cabildo de Teloloapan, Ignacio de Jesús Valladares Salgado, reconoció que el estado de salud de su antecesor en el cargo es delicado, pero no se animó a confirmar el traslado hacia la capital del país.

Salgado Mojica es militante fundador del PRD en la región norte de la entidad, la mañana del lunes estaba en una peluquería ubicada centro de la ciudad Tecampanera cuando un desconocido ingresó al establecimiento y le asestó un par de balazos.

El presidente municipal en funciones comentó que la tarde del lunes tuvo la oportunidad de visitar a Salgado Mojica en la clínica en que permanecía hospitalizado, la familia de la víctima no le dio a conocer nada respecto a la posibilidad de llevárselo a otro lugar.

En cuanto a la incidencia delictiva, dijo que la situación en la zona es tranquila y calificó el ataque como un hecho aislado.

Sin embargo, manifestó que prevé sostener una reunión con el gobernador Ángel Aguirre Rivero para plantear el reforzamiento de la vigilancia, además solicitará que la Procuraduría General de Justicia (PGJE) investigue los hechos, con la intención de ubicar, detener y sancionar a los responsables.

En el transcurso de la mañana se confirmó que Ubaldo Salgado Mojica había sido trasladado a la capital del país, aunque no se especificó hacia que clínica por motivos de seguridad.

En el puerto de Acapulco, Evodio Velásquez Aguirre, secretario general de la dirigencia estatal del PRD solicitó que haya una investigación a fondo para dar con el paradero de los responsables, habida cuenta de que hasta el momento se ubica al ex primer edil de Teloloapan como una persona pacífica, sin más diferencias que las que en algún momento le haya generado la actividad política.