Sigue el paro de transportistas en Chiapas

El secretario de Transporte del estado, Mariano Rosales, llamó a los transportistas a reiniciar las mesas de diálogo que se formaron a finales de 2013.

Tuxtla Gutiérrez

Ante la falta de acuerdos entre transportistas y autoridades  del ramo continuará el paro parcial del transporte de pasajeros en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que ya empieza a afectar severamente a la población.

Este miércoles, miles de transportistas se colocaron en vialidades sensibles de la capital del estado, entre estas los cuatro accesos a la ciudad y la avenida principal, exigiendo la destitución de Mariano Guadalupe Rosales Zuarth, secretario de Transporte, así como el cese al “pirataje”, iniciando un paro parcial de actividades que se prolongó hasta hoy.

En entrevista, el titular de la dependencia llamó a los transportistas para reiniciar las mesas de diálogo que se formaron a finales de 2013, advirtiendo que no lograrán bajo presiones ni chantajes obtener beneficios como, según dijo, estaban acostumbrados en administraciones anteriores.

“Hay apertura, nosotros estamos dispuestos a atenderlos. Hago un llamado para que recapaciten. El daño que están haciendo no lo están haciendo al gobierno o a la Secretaría del Transporte, lo están haciendo a la ciudadanía en general”.

Aseguró que todas las demandas de los transportistas se están atendiendo e, incluso la minuta de acuerdo firmada entre autoridades y ese gremio ya se le dio cumplimiento, dándose a conocer públicamente este martes ante la opinión pública.

En cuanto a las afectaciones que están provocando el retiro de unidades que dan servicio de pasajeros, Rosales precisó que se esperan las denuncias de la ciudadanía para aplicar las acciones correspondientes a través de Función Pública o el área de revocaciones. “Es una concesión que se les da para que trabajen”.

El funcionario precisó que las unidades en paro corresponden en un 70 por ciento al federal y un 20 por ciento al local, mientras que en Tuxtla Gutiérrez sólo representa un 10 por ciento, es decir, de las 128 rutas existentes 25 no están trabajando.

Mariano Rosales dejó entrever que las manifestaciones, encabezadas por Bersaín Miranda Borras, dirigente de la Alianza de Autotransporte del estado, pudieran tener “otros fondos”, sin embargo, puntualizó que el 90 por ciento de los transportistas respaldan las políticas públicas en materia de transporte del gobierno de Manuel Velasco Coello.

Rechazan diálogo

Por su parte, Miranda Borrás precisó que también está de acuerdo con la administración de Velasco Coello, responsabilizando totalmente a Rosales Zuarth del paro y del incumplimiento de los puntos de acuerdo.

El dirigente del autotransporte desmintió al funcionario, ya que aseguró que no han sido llamados nuevamente a la mesa de diálogo. “No nos han invitado, pero tampoco vamos a ir. Se nos ha estado engañando durante tantos meses. Asistimos (a las negociaciones en 2013), tenemos la minuta firmada. Tuvieron ocho meses para cumplir y no lo han hecho”.

Destacó que uno de los puntos importantes de la minuta firmada es que se enviaría la iniciativa de reforma de Transporte al Congreso chiapaneco a la brevedad, pero a casi un año ésta no ha llegado al recinto legislativo, según respuesta que le dio a Miranda el entonces presidente de la Mesa Directiva Neftalí del Toro Guzmán.

Otro punto no cumplido es una auditoría integral a la Secretaría del Transporte debido a las presuntas irregularidades en la entrega de concesiones apócrifas y permisos fuera del marco de la ley.

“Íbamos a demostrar nosotros cómo están todas las irregularidades en la Secretaría. Nos dijeron que lo acreditáramos y para eso contratamos dos despachos externos para esa auditoría y es la fecha que no nos contestan”.

“Nos ha engañado a nosotros, quiere engañar al pueblo, a la sociedad…  Está traicionando la confianza del gobernador, no tenemos nada contra él (Manuel Velasco) porque ha instruido al secretario de Transporte que dé seguimiento (a las demandas)”.

Bersaín Miranda aseguró que el actual paro es responsabilidad de Rosales debido a que inicialmente sólo iban a efectuar un gallo motorizado este martes, no obstante, el funcionario enviaría a sus delegados a agredir a sus compañeros, quienes fueron bajados por la fuerza de las unidades, mismas que se llevaron en grúas, de ahí que decidieran endurecer las acciones.

En cuanto a las afectaciones a la ciudadanía, el dirigente aseguró estar consciente del rechazo que provoca a los usuarios y automovilistas, no obstante, aseguró que se mantendrán unidades activas para continuar dando servicio.