Acusan a edil y a empresario constructor de tráfico de influencias en Chiapas

Habitantes de las colonias Monte Real y Villa Tizcao dijeron que Samuel Toledo y José Luis Orantes despojaron de más de cuatro mil metros cuadrados a los fraccionamientos con valor superior a 15 mdp.

Chiapas

El alcalde Samuel Toledo Córdova Toledo y el empresario constructor José Luis Orantes Aramoni cometieron un presunto despojo de más de cuatro mil metros cuadrados a varios fraccionamientos de esta ciudad, con un valor superior a los 15 millones de pesos.

En conferencia de prensa, habitantes de los fraccionamientos Monte Real y Villa Tizcao aseguraron que Orantes se apropió de los terrenos para ampliar un condominio que se encuentra en construcción que abarcan el boulevard Ciro Farrera y otras calles con acceso a predios cuyos accesos son bloqueados por las bardas de la obra del constructor.

Aseguraron que Samuel Toledo permitirá el despojo cambiando el uso de suelo de un área verde, además de programar el desvío del bulevar "pues la extensión de tierra invadida tiene un valor comercial superior a los 15 millones de pesos, y por la actuación de la autoridad, todo parece que dejarán que éste (Orantes) se salga con la suya".

Sumándose al presunto despojo, también denunciaron el daño ecológico que la construcción está provocando por el derribo de árboles que los vecinos sembraron en el camellón del boulevard, situación que pese a ser denunciada ante la PROFEPA y la Secretaría del Medio Ambiente estatal continúa efectuándose.

Precisaron que el titular en Chiapas de la PROFEPA, Jorge Constantino Kanter, se declaró incompetente del caso, turnándolo a la Secretaría de Medio Ambiente, encabezada por el perredista Carlos Morales Vázquez, quien hasta el momento no atiende la denuncia, dijeron los vecinos.

"En respuesta solo han encontrado omisión por parte de la SEMAHN y del ayuntamiento municipal capitalino, quienes pretenden dejar que Orantes Aramoni siga derribando árboles y se quede con esos cuatro mil metros cuadrados de vialidades propiedad de la comuna tuxtleca", lamentaron.

La obra en construcción ha provocado otros daños como la exposición de una torre de transmisión de la Comisión Federal de Electricidad, ya que la tierra de sus cimientos se utiliza para nivelar la parte baja del predio, se conectó a la tubería de drenaje y a la red de agua potable, suspendiendo el servicio de agua por más de 15 días en todo el brazo norte por parte del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Tuxtla Gutiérrez.

La alcaldía fue informada del caso a través de un escrito desde el pasado 6 de mayo, recibiendo como única respuesta del director de Control Urbano, Ignacio Soberano Coronado que "se tomaría un área verde para desviar el Boulevard y dejar que Orantes Aramoni siga con su construcción".

Respecto a las denuncias, el alcalde Samuel Toledo respondió que hasta el momento éstas no han sido presentadas formalmente, asegurando que las seguirá "de oficio" una vez realizadas, ya que no permitirá que se "atente contra la gente. Revisaremos a fondo los permisos (si los hay) y se actuará conforme a Derecho".

En tanto, se solicitó la versión por el daño ecológico a los titulares de PROFEPA y SEMAHN, Jorge Constatino Kanter y Carlos Morales. Según Adriana Burguete, secretaria del primero nombrado, el funcionario no se encontraba en el área en tanto que el segundo, una persona al teléfono aseguró que informaría al funcionario para una posible respuesta.