Capturan en Oaxaca a dos traficantes con 3 mil huevos de tortuga

Tomás Castillo Matus y Alexande Isidro Chau, están acusados por delitos ambientales al tratar transportar el producto en bolsas escondidas en un doble fondo de un taxi.

Oaxaca

Las Fuerzas estatales de seguridad lograron la captura en la zona del Istmo de Tehuantepec, de dos sujetos que transportaban a bordo de un taxi colectivo una bolsa negra en cuyo interior se encontraron unos tres mil 200 huevos de tortuga marina, que pretendían ser comercializados en el mercado negro.

Se reportó que una buena parte del producto sería enviado a su venta al Distrito Federal.

De acuerdo con el Comisionado de la Policía estatal, Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla, los implicados fueron sorprendidos con los huevos en un retén policiaco instalado en la carretera federal Panamericana en el tramo que comunica al municipio de Juchitán de Zaragoza.

Los implicados identificados como Tomás Castillo Matus y Alexande Isidro Chau, trataban de transportar los huevos en bolsas escondidas en un doble fondo de un taxi, del sitio "11 de Enero", con número económico TX-1247 JUCH-180 del estado.

El mando afirmó que tras el aseguramiento los involucrados fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público Federal dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), acusados por los delitos ambientales.

En tanto, el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) Nereo García, admitió que en Oaxaca hay una sustracción ilegal, en ocasiones violeta de huevos de tortuga marina de sus propios nidos, ubicados en las playas, "Escobilla, Morro Ayuta, Barra de la Cruz y Acuitan".

Reconoció que algunos traficantes de huevos de tortuga son protegidos por autoridades municipales.

Propuso ejercer acciones legales más radicales para castigar a quien incurra en delitos contra la naturaleza, pues muchos de los implicados que llegan a ser detenidos, logran salir bajo fianza.

Planteo de necesario crear una nueva cultura de protección a las tortugas entre la ciudadanía, para lograr una correlación auténtica entre la sociedad y la naturaleza.

De lo contrario cualquier acción coercitiva que se pretenda ejercer será insuficiente.

Recordó que el artículo 420 del Código Penal Federal, en su título vigésimo quinto, en el apartado de Delitos contra el medio ambiente y gestión ambiental se especifica que "se impondrá pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, a quien ilícitamente capture, dañe o prive de la vida a algún ejemplar de tortuga o mamífero marino, o recolecte o almacene de cualquier forma sus productos o subproductos".

Además, en la misma normatividad se especifica que "se aplicará una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas en el presente artículo se realicen en o afecten un área natural protegida, o cuando se realicen con fines comerciales".