Tomar campesinos torre de retransmisión de Telmex en QRoo

Comuneros del ejido Aarón Merino Fernández, municipio  de Balacar exigen que la empresa les pague los 53 mdp por la ocupación ilegal de un predio.  
Ejitarios incautaron la fuente de energía y clausuraron los accesos a la torre de Telmex.
Ejitarios incautaron la fuente de energía y clausuraron los accesos a la torre de Telmex. (Especial)

Cancún

La torre de retransmisión de Telmex en Bacalar fue tomada por comuneros del ejido "Aarón Merino Fernández", por desacato de la empresa a un fallo del Tribunal Federal Agrario que ordena pagar 53 millones 600 mil pesos al ejido por ocupación ilegal de una parcela", informó el abogado de estos, Gabino Andrade Romero.

Por acuerdo del Tribunal Unitario de Circuito 44, los ejidatarios también incautaron la fuente de energía y clausuraron accesos a la torre. Además la actuaria Linda Osorio fue enviada para intervenir cajas registradoras de la central de Telmex en Chetumal en acato a la sentencia.

"Los abogados de Teléfonos –dijo el abogado Andrade Romero— creen que nos pueden timar. En lugar de los 53 millones que fijó el Tribunal, ofrecieron pagar solo siete millones y eso en abonos. Con esto mostraron que actuaron con dolo y mala fe sin voluntad de llegar a un acuerdo con el ejido".

La torre de retransmisión de Telmex en Bacalar es uno de los ejes de comunicación telefónica, Internet y otros servicios, por lo que se prevé una inminente suspensión de teléfono, Internet y telefonía celular en el sur de esta entidad.

De acuerdo con el abogado Andrade Romero, el embargo –decretado el pasado martes 12 por el Tribunal Agrario– se debe a que durante más de treinta años Telmex no pagó a los ejidatarios por uso del predio, lo que impidió desarrollar un programa para cultivar tomate.

La telefónica instaló la antena en la década de los 80 y después se posesionó de la parcela sin autorización del ejido. Los abogados de la empresa ignoraron que los bienes ejidales son inembargables e imprescriptibles, explicó el jurista.

El 12 de agosto pasado el Tribunal de Circuito falló a favor del ejido y autorizó el embargo de la central de Chetumal y el parque vehicular de la empresa.

Vinieron a Quintana Roo abogados de Telmex que pidieron un acuerdo de buena fe a los campesinos para que desalojaran instalaciones a cambio de acatar la sentencia judicial, pero venció el plazo sin que mostraran voluntad de cumplir.

Irritados por el intento de burla los campesinos cerraron los accesos a la instalación de la torre y la fuente de energía a trabajadores de Telmex. Ninguno de ellos puede ingresar ya al terreno, agregó.

La antena –ubicada en el kilómetro 10 del tramo Bacalar-Chetumal fue reservada por los ejidatarios para beneficio de la comunidad. "Es posible que sea alquilada a una estación de radio que ya planteó solicitud de alquiler", dijo Andrade.

La única vía de Telmex para conservar su antena es negociar con los campesinos ejidatarios, pero hasta ahora, no hay acuerdo con representantes legales de la empresa de Carlos Slim.

El conflicto inició en 2006, cuando Telmex trató de embargar el ejido Aarón Merino Fernández, sin tomar en cuenta a los ejidatarios.

Ese año Telmex denunció ante la Procuraduría General de la República (PGR) al ejidatario Juan Manuel Herrera, hoy diputado local del PRI, por presunto ataque a vías generales de comunicación.

Esto debido a que la empresa tendió una cerca de alambre de púas alrededor del sitio que ocupa la antena e instalaciones de servicios operativos, en la parcela de Juan Manuel Herrera, quien para entrar a su predio cortó el alambre y abrió una puerta de acceso a su cultivo.

Telmex reaccionó con la demanda penal contra el ejidatario y pidió al Ministerio Público 30 años de cárcel para el infractor.

En el juicio, Herrera con apoyo de sus compañeros ejidatarios demostró que la antena estaba ilegalmente en terrenos ejidales, invadidos furtivamente por la telefónica.

El ejido recurrió al Tribunal Agrario para que la antena fuera retirada y se pagara indemnización por uso del terreno por 32 años.

El Tribunal en esa ocasión aceptó que Telmex retirara su antena, el ejido solicitó amparo y se ordenó al Tribunal Agrario una nueva resolución para que Telmex pagara rentas y frutos civiles" por 53 millones de pesos.