Reportan fuga de gasolina por toma clandestina en Oaxaca

El derrame, que ocurrió en las inmediaciones del poblado zapoteca de Santa María Petapa, fue atendido por personal de Pemex.
Los técnicos de Pemex retiraron los artefactos con los que funcionaba la toma clandestina.
Los técnicos de Pemex retiraron los artefactos con los que funcionaba la toma clandestina.

Oaxaca

Una nueva fuga de combustible se reportó en la zona del Istmo de Tehuantepec a causa de una toma clandestina, lo que generó una contingencia ambiental.

El derrame se reportó en las inmediaciones del poblado zapoteca de Santa María Petapa, donde personal  especializado del Sector Ductos Salina Cruz de Petróleos Mexicanos  (Pemex) precisó que atendió el derrame de gasolina.

El vocero de la paraestatal, Cipriano Demetrio Zamudio, informó que el incidente fue provocado por una toma clandestina en el poliducto Minatitlán-Salina Cruz, localizado en las inmediaciones de Barrio Nuevo, del municipio de Santa Maria Petapa.

Dijo que  como medida de seguridad se suspendió temporalmente la operación del ducto.

Detalló que técnicos especializados llevaron a cabo trabajos para eliminar los artefactos colocados ilícitamente y reparar el ducto afectado.

Indicó que la toma clandestina presentó un ligero "escurrimiento" de combustible que quedó confinado en la misma excavación.

Confirmó que el área jurídica de la paraestatal tomó conocimiento de los hechos, a fin de presentar las denuncias respectivas ante el Ministerio Público Federal,  dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), con objeto de efectuar las averiguaciones correspondientes y deslindar responsabilidades.

Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), realizó una inspección en la zona afectada para identificar si hubo algún daño ambiental.

A penas el pasado 25 de julio se registró una contingencia ambiental causada por el derrame de gasolina en un rio ubicado en la comunidad indígena del “Polvorín”, perteneciente al municipio de Santa María Petapa.

Las autoridades municipales alertaron sobre el fuerte olor a combustible detectado en la zona, que inicialmente no se podía identificar, se pensó que se trataba de amoniaco, confirmándose después que era  gasolina.

Unas 50 familias tuvieron que ser evacuadas por los cuerpos de emergencia, particularmente por las unidades regionales de Protección Civil.

El dirigente de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI) Carlos Beas Torres, afirmó que el percance fue generado por la ordeña de hidrocarburos que se realiza de manera ilegal a los ductos de PEMEX, lo que está causando graves daños ambientales.

Denunció que durante más de 16 horas se derramó gasolina en el arroyo “Guivicia”, reportando que este se encuentra “completamente contaminado, con pérdida de fauna, además de reportarse daños al arbolado y los pastizales”.