• Regístrate
Estás leyendo: Toda una vida detrás del sabor de los Tortillones de Lerdo
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 22:42 Hoy

Toda una vida detrás del sabor de los Tortillones de Lerdo

Mary Cruz Ramírez Arreola narró que desde finales de 1940, su familia se ha dedicado a la venta y producción de este platillo, el cual es un ícono de la cocina de la Comarca Lagunera.

Publicidad
Publicidad

Toda una vida vendiendo los tradicionales Tortillones de Lerdo, Mary Cruz Ramírez Arreola es parte de una familia dedicada a la elaboración de lo que considera es un producto que identifica tanto a Ciudad Jardín como a La Laguna.

“El tortillón es una identidad de los lerdenses tal como lo es la Nieve Chepo. Es común que personas que visitan la región se lleven tortillones de lerdo hacia sus lugares de origen como los Estados Unidos y a la frontera de Ciudad Juárez”.

La familia Arreola trabaja en la elaboración de este platillo desde finales de la década de los cuarenta, cuando ‘El Ranchero’, tío de Mary Cruz, inició con un legado en el que más de 10 familiares se dedican a lo mismo.

[OBJECT]Entre ellos su hermana, con quien inició como comerciante.

El platillo consiste de una tortilla de harina de trigo grande rellena de guisos, la cual es hecha artesanalmente por Mary Cruz, quien además realiza todo el proceso de producción y venta del producto.

Una labor que inicia en punto de las 05:00 de la mañana con la preparación de cinco guisos, la masa, supervisar la comida, la cocción y el relleno de los tortillones, hasta su venta bajo una sombrilla instalada en la avenida Guadalupe Victoria frente a las instalaciones de la Cruz Roja.

Los días de mayor actividad son los lunes y los viernes, por ende los de mayor trabajo para Mary Cruz en la elaboración de tortillones, de los que dice, en otras partes de la Comarca los hacen diferentes, lo cual los hace únicos.

“En unas partes de Torreón y en Gómez Palacio a los tortillones les llaman de otra manera y unos no tienen la forma como la de los que hacemos en Lerdo, en Torreón les llaman ‘pizza gordas’ y en Gómez son como burritos gigantes”.

Aunque sus hijos no piensan seguir con esta tradición familiar, para Mary Cruz, este oficio le ha dado para darle estudio a sus hijos siendo madre soltera y asegura seguir elaborando tortillones hasta que sus posibilidades se lo permitan.

El negocio no cuenta con nombre propio y sólo una cartulina naranja señala los guisos.

“Nunca he requerido ponerle un nombre a mi negocio porque la gente ya sabe que son los Tortillones de Lerdo”, finalizó.

rcm

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.