No exagerar, pide titular del Migrante de Guerrero ante diputados

Legisladores le dijeron que es real el riesgo de una deportación masiva, por lo que urge una estrategia de contención para atenuar los efectos negativos que dicha medida puede generar. 

chilpancingo

"No caigamos en el caos", solicitó Fabián Morales Marchant, titular de Asuntos del Migrante del gobierno de Guerrero a los diputados locales ante los que compareció la mañana del viernes, debido a la posibilidad de que haya una deportación masiva de paisanos radicados en los Estados Unidos de Norteamérica.

En el contexto de la glosa del primer informe de gobierno estatal, Morales Marchant indicó a los representantes populares que los problemas de los migrantes deben preocupar a todos, con el argumento de que no pueden solamente "darse golpes de pecho y no hacer nada".

Reconoció que la elección presidencial en el vecino país ha generado mucha preocupación por el discurso anti mexicano del ganador Donald Trump, sin embargo, refirió que hasta el momento la situación es incierta, porque no se sabe si la actitud será la misma cuando el magnate asuma el poder.

"No caigamos en el caos; quizá estamos poniéndole mucho énfasis a esa situación", dijo en un primer momento.

Hizo una pausa y trató de recomponer la orientación del discurso: "Aunque no debemos descartar las posibilidades de que eso suceda, porque debo decir que las mismas son latentes".

Sin embargo, agregó que en caso de que se dé la deportación de guerrerenses migrantes, esta podría no darse de manera masiva, como se ha generalizado el temor en la comunidad migrante.

Lo anterior, porque recordó que hay leyes que rigen a cada uno de los países, pues existen Congresos y un Senado involucrados en el tema de la legislación sobre el tema, órganos de representación ciudadano a los que el futuro presidente deberá rendir cuentas.

La respuesta del funcionario se generó a partir de los cuestionamientos que hicieron los diputados locales María de Jesús Cisneros, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Jesús Martínez del Partido del Trabajo (PT) y Mauricio Legorreta del PVEM, quienes plantearon que el riesgo de una deportación masiva es real, lo que amerita el diseño de una estrategia de contención para atenuar los efectos negativos que dicha medida puede generar.

Los representantes populares no quedaron satisfechos por lo que respondió el funcionario, pues consideraron que las amenazas lanzadas por el presidente electo de los EU no han sido debidamente dimensionadas en la administración estatal de Guerrero, pese a que se tiene conocimiento de que hay más de 1.5 millones de paisanos trabajando en el vecino país del norte.

El diputado del PRI, Cuauhtémoc Salgado Romero le recomendó tomar en serio las advertencias que ya se conocen, pues es un hecho que habrá muchas denuncias relacionadas con la violación a los derechos humanos de los migrantes.

Mauricio Legarreta, del PVEM le reprochó que ese planteamiento en particular no tenga una respuesta concreta, en tanto que la diputada del Morena, María de Jesús le echó en cara la argumentación de una postura hueca, que no es propia de un secretario de despacho que ha sido activista del movimiento de los migrantes.

Sin determinación

En la etapa de las replicas, la representante del Morena dijo al secretario del Migrante que le hace falta determinación para desempeñar adecuadamente su trabajo, por lo que sugirió no deslindarse de las responsabilidades.

También reprochó que no haya dado una respuesta en torno a los privilegios laborales que tienen por lo menos tres familiares que son funcionarios de la dependencia a su cargo.

El petista Jesús Martínez le planteó una recomendación para el caso de que requiera un presupuesto mayor: "póngase a trabajar y presente un buen proyecto de trabajo".

Eduardo Neil Cuevas Ruiz, dijo que son muchos los migrantes que engañan a miles de guerrerenses con la promesa de mejorar sustancialmente su nivel de vida en los Estados Unidos, cuando en realidad los llevan para ser víctimas de explotación laboral.