Cierran normalistas tiendas departamentales en Chilpancingo

Reclaman la liberación de 700 plazas para profesores para igual número de egresados, así como que la convocatoria no incorpore a los estudiantes de normales privadas o de carreras no afines.
Por una hora los normalistas cerraron la entrada de un centro comercial.
Por una hora los normalistas cerraron la entrada de un centro comercial. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Con la intención de forzar la instalación de una mesa de negociación con el gobierno estatal, integrantes del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG) cerraron las instalaciones de Comercial Mexicana en Chilpancingo.

La demanda central de los normalistas, es que la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) se comprometa a liberar 700 plazas de profesor para igual número de egresados, además de que la convocatoria para concursar los espacios no incorpore a los estudiantes de normales privadas o de carreras no afines.

La acción se desarrolló por espacio de una hora, ningún comprador pudo entrar o salir del establecimiento mientras duró la protesta de los estudiantes de las nueve normales públicas que hay en la entidad.

Aunque hubo muchas expresiones de inconformidad, los jóvenes se limitaron a señalar que la responsabilidad de la protesta es del gobierno estatal porque hasta el momento se ha negado a otorgarles una reunión con carácter resolutivo.

Además de la petición de plazas, los normalistas señalaron que pretenden la comunicación con el gobernador Ángel Aguirre Rivero para exponerle las necesidades de sus planteles, entre ellas la entrega de material didáctico y trabajos de rehabilitación.

También hicieron hincapié en la necesidad de que estén fuera del concurso de plazas de oposición los egresados de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), los Centros de Capacitación Magisterial (CAM´s) y las normales privadas, ya que eso reduce la posibilidad de acceder a una plaza.

El vocero del movimiento, que no proporcionó su nombre dijo que ya son dos meses de que iniciaron las acciones de presión, pero hasta el momento la SEG se niega a dialogar y resolver las peticiones que se le hacen.

Por esa razón, advirtió que las protestas se pueden radicalizar considerablemente.

Indicó: "Nosotros responsabilizamos al gobierno estatal y federal de todas las molestias que causemos a la sociedad con nuestra actividad y las que vienen si no nos dan respuesta, pero queremos empleos dignos. No queremos salir de las normales y trabajar en algo que no tenga que ver con la pedagogía".