Entre tequilas y música, velan a Tamayo en Miacatlán

Familia, amigos y vecinos despiden al mexicano ejecutado en EU mientras de fondo se escucha "Inyección letal", canción de los Tigres del Norte escrita para el morelense.

Miacatlán

Miacatlán está de luto, por las calles del pueblo donde creció Edgar Tamayo se escucha "Inyección letal",  la canción de los Tigres del Norte que Teodoro Bello escribió para el morelense, ejecutado hace una semana en Estados Unidos.

Vecinos  y amigos de la familia Tamayo Arias e incluso gente de poblados cercanos han llegado a la casa donde vivió Edgar hasta sus 18 años para despedirlo.

Los asistentes no se permiten llegar sin alguna pequeña ofrenda para ayudar a la familia y entregan bolsas de azúcar, vasos o platos desechables, veladoras, galletas o café.

Los señores de mayor edad y quienes conocieron a Edgar de pequeño no han abandonado los rezos desde que llegó su cuerpo la madrugada de este sábado.

“Ándele échese uno para aguantar” dice un señor que pasa repartiendo tragos de tequila a los ancianos del pueblo.

Las mujeres, en la pequeña cocina donde se prepara el chicharrón en salsa verde y se hierven frijoles bayos, se reparten las tareas para atender a los asistentes.

“Carga esta charola, ponle tres tortillas a cada plato, tú ve y reparte refrescos” son algunos de los murmullos que se escuchan.

Afuera, alrededor de 60 asistentes resisten el calor con una lona azul. Adentro, los más cercanos consuelan a Chabelita, como llaman a la madre de Edgar.

 “Dios hizo lo que quería, era mejor que se lo llevara a que estuviera toda la vida en la cárcel” dice resignada una de sus tías.

“Durante la madrugada hubo danza de chinelos, como él quería y mañana la misa la oficiará el obispo” comenta la gente.

“Nuestro pueblo es famoso por sus personajes ilustres, de aquí salió el señor de los cielos, el narcotraficante, también el mocha orejas y pues ahora Edgar” cuenta sin problemas uno de los habitantes de Miacatlán.

La misa de cuerpo presente se oficiará mañana a las cuatro de la tarde  en la parroquia del pueblo y posteriormente los restos del morelense serán llevados al panteón de la comunidad, acompañado por música de banda como era su deseo. 

Edgar Tamayo, fue ejecutado el pasado 22 de enero en Huntsville, Texas por el asesinato del policía Guy Gaddis en 1994.

"El hombre que más te amó", "Amor eterno", "Un puño de tierra, "Cruz de madera" e "Inyección letal", son algunas de las canciones que un par de músicos de Miacatlán entonaron frente al cuerpo de Edgar Tamayo, durante su funeral.


Los músicos dirigieron unas palabras a la madre de Edgar, “la acompañamos en su dolor, ojalá su pena pase pronto”.