Aseguran madera talada ilegalmente en cuatro estados

Fueron decomisados mil 153.8 metros cúbicos de madera en operativos en Michoacán, Durango, Campeche y Oaxaca; un aserradero fue clausurado al no contar con los permisos para operar.

Ciudad de México

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró mil 153.8 metros cúbicos de madera en operativos contra la tala ilegal realizados en Michoacán, Durango, Campeche y Oaxaca.

En Michoacán fueron decomisados en total 981.8 metros cúbicos de madera en rollo de pino en municipios de Hidalgo, Indaparapeo y Queréndaro, luego de una inspección en ocho aserraderos, en los no se acreditó la legal procedencia de dicho material.

La Profepa detalló en un comunicado que tan solo en Queréndaro e Hidalgo se aseguraron 768 m3 de madera en rollo de pino, equivalente 652 toneladas de madera.

En esa entidad además se clausuró un Centro de Almacenamiento y Transformación de materias primas forestales en el municipio de Indaparapeo debido a que no contaban con el aviso de funcionamiento y Registro Forestal Nacional que emite la Semarnat, además de que tampoco mostraron el libro de registro de entrada y salidas de madera.

En tanto, en Durango fueron asegurados 156.16 m3 de productos maderables tras una inspección en los municipios de San Dimas y Tepehuanes.

Explicó que en la comunidad de San Juan Ignacio, en Tepehuanes, inspectores detectaron que 353 árboles de pino, cuyo volumen total fue de 92.594 m3, fueron talados ilegalmente por lo que fueron asegurados.

En tanto, en el ejido El Palmarito constataron el aprovechamiento ilícito de 758 árboles de pino, cuyo volumen era de 63.617 m3. La Profepa agregó que además dicho lugar no contaba con las autorizaciones de la Semarnat para el aprovechamiento de recursos forestales maderables.

Mientras que en Calakmul, en Campeche, fueron asegurados 9.6 m3 de rollo de producto forestal, de los cuales 46 son trozas de madera de granadillo y 9 son trozas de la especie ciricote.

En Oaxaca personal de la Profepa decomisó 203 piezas de polines y tres barrotes, los cuales eran transportados en un vehículo, cuyo conductor no acreditó su legal procedencia.